boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónBiblioteca agrariaAgriculturaCultivos leñososFrutales

Vigilancia del estado nutricional de los árboles frutales

Texto perteneciente al capítulo 25 de la «Guía práctica de la fertilización racional de los cultivos en España», dedicado al abonado de los frutales caducifolios

Es muy recomendable hacer un seguimiento continuo de los niveles de elementos minerales tanto a nivel edafológico como en los propios árboles. A continuación se recogen los principales análisis recomendados, tanto para los suelos dedicados al cultivo como de las del material vegetal (en los frutales se emplea el análisis mineral de hojas), así como su correcta periodicidad.

por José Luis Espada Carbó / MARM

Durante la vida de la plantación es deseable evaluar periódicamente los niveles de elementos minerales en el suelo y en el árbol.

La regularidad del control facilita la puesta al día de tendencias. Éstas, muestran al fruticultor el efecto en el tiempo de las prácticas culturales, más allá de la simple acción de regar o fertilizar.

 

Análisis de suelo

Se realizará por un laboratorio especializado sobre una muestra representativa de la parcela. La periodicidad y los componentes a determinar serán:

  • Cada 3-5 años: textura, capacidad de intercambio catiónico (CIC), pH, materia orgánica, carbonato cálcico.
  • Cada año: conductividad, nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio.

Análisis de material vegetal (hojas) 

Para las distintas especies de frutales, se utiliza el análisis mineral de hojas como elemento de diagnóstico y control. Para obtener referencias fiables de un año para otro, tanto el tipo de ramo, hoja y su situación, el número de árboles muestreados y la fecha de toma de muestras, deben ser escrupulosamente respetados (tabla 25.10).

Tabla 25.10. Épocas de muestreo de hojas en frutales     
 EspecieÉpoca de muestreo 
Albaricoquero melocotonero A 105 días del estado F2 
Cerezo En recolección o 45 días después de F2 
Ciruelo Unos 70 días después de F2 
Manzano y peral Unos 75 días después de F2  
Fuente : Soing P. et al. (1999)  F2= 50-60% de flores abiertas

Como este tipo de análisis hay que realizarlo en una fase avanzada del crecimiento de ramos y frutos, los resultados únicamente son aplicables para corrección de las aportaciones finales y del abonado global del año siguiente.

En función de los resultados de los análisis de muestras de hojas, y para aplicar las oportunas correcciones sobre las cantidades de cada elemento mineral aportado el año anterior, se pueden utilizar como referencia los niveles adecuados de elementos minerales en hoja que para las distintas especies figuran en la tabla 25.11. 

Tabla 25.11. Niveles críticos de elementos minerales en hoja de árboles frutales caducifolios
Especie   % sobre materia seca de hojappm sobre materia seca de hoja
 Nitrógeno (N) Potasio (K) Magnesio (Mg)  Calcio (Ca)  Cloro (Cl)Sodio (Na)   Boro (B)        Zinc (Zn) 
 Defic. <Adec. > Defic. <  Adec. >Adec. > Adec. > Exce. > Exce. > Defic. <Adec. > Exce. > Defic. < 
Manzano 1,92-2,4  11,2  0,250,3 20  25-70100 14 
Albaricoquero  1,82-2,5  22,5  -20,20,1 15 20-70 9012 
*Cerezo 2,5-2,8  0,9 1,75-2 0,25-0,4 1,5-2-20--10 
Melocotonero 2,32,4-3,3  11,2 0,25 10,3  0,218  20-80100 15 
Peral 2,2  2,3-2,8 0,7 0,25 10,30,251521-70 8015
Ciruelo  -2,3-2,8  1 1,1 0,25 0,30,2  2530-60 8015 
Higuera 1,7 2-2,5 0,7  1 3 -  300 -
Adaptado de K. Uriu, J. Beutel, O. Lilleland y C. Hansen-Dept. de Pomología, UC-Davis.
*Adaptado de Huguet C., Ctifl-1990.
Fuente : Sparcks B., FRUIT GROWER (Abril 2011) 

No obstante, lo ideal sería disponer de tablas específicas para las distintas variedades de cada área de producción y utilizar algún método que permita calcular, de forma sencilla, las correcciones de nutrientes que debemos aportar en el siguiente plan de fertilización. 

Resumen final

El análisis del suelo permitirá conocer el estado de los elementos minerales en el mismo, y el análisis de hojas permite revelar la forma que el árbol los utiliza en función de las condiciones de cultivo. El conocimiento de ambos, permitirá:

  • Ajustar la fertilización.
  • Prevenir situaciones de fuertes desequilibrios.
  • Conservar el árbol con un elevado potencial de producción de calidad durante su vida útil.
  • Reducir los problemas de contaminación por nitratos.

Realizados todos los años, permiten a medio plazo, seguir tendencias y reajustar la fertilización 

(*)  Guía Práctica de la Fertilización Racional de los Cultivos en España 

José Luis Espada Carbó. 

Ingeniero Técnico Agrícola

Centro de Transferencia Agroalimentaria. 

Departamento de Agricultura y Alimentación. Gobierno de Aragón   

Compartir en Google +
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, así como para ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.