boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadDesarrollo Sostenible

COAG exige a la FAO «seriedad, sensibilidad y respeto» en las propuestas para acabar con el hambre

«La ONU debería implicarse en la defensa un modelo de agricultura sostenible y en acabar con la especulación financiera en los mercados de materias primas agrícolas»

31-05-2013 por COAG «Tras los insectos, el organismo de la ONU para la Alimentación propone ahora comer medusas». Esto es lo que considera COAG, que pide al organismo de Naciones Unidas «seriedad, sensibilidad y respeto» en las propuestas para acabar con el hambre en el mundo y las crisis alimentarias, así como su implicación en la defensa de un modelo de agricultura sostenible y acabar con la especulación

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

«Si no puedes luchar contra ellas, cómetelas...». Así lo defiende textualmente la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el informe presentado ayer en Roma, en el que alerta de que el rápido aumento del número de medusas en el Mediterráneo y el Mar Negro puede ser una de las causas del descenso en las poblaciones de peces observado en estos ecosistemas marino. 

 

Esta iniciativa se suma a la reciente recomendación de comer insectos para mitigar el hambre en el mundo. «Los insectos son una fuente importante y fácilmente accesible de alimentos nutritivos y ricos en proteínas que se encuentra en los bosques»,  recoge el estudio presentado por la FAO en Conferencia Internacional sobre los Bosques para la Seguridad Alimentaria y Nutricional el pasado 13 de mayo.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) pide a la FAO que se deje de «ocurrencias mediáticas» y muestre respeto y sensibilidad con los más de  870 millones de personas que pasan hambre en el mundo. 

En este sentido, desde COAG se solicita a la ONU valentía y recursos para defender el principio de soberanía alimentaria, potenciando un modelo de agricultura sostenible apoyado en los pequeños y medianos agricultores como base para garantizar el derecho a la alimentación a nivel mundial. 

Asimismo, es imprescindible que se instauren mecanismos de regulación de los mercados para acabar con la especulación financiera con materias primas agrícolas y el abuso de poder de un reducido grupo de multinacionales agroexportadoras que controlan el comercio internacional de alimentos. 

«La desregulación de los mercados es caldo de cultivo para la volatilidad de los precios y la utilización de los alimentos como una mera mercancía más. Esta situación es muy dañina para  los pequeños agricultores, que se ven obligados al abandono de sus explotaciones ante la presión a la baja de las cotizaciones internacionales,  y mortal para millones de ciudadanos de países menos desarrollados en los que más de 80% de la renta se dedica a la alimentación y cualquier ligera subida los condena al hambre. Esto no se resuelve comiendo insectos y medusas», ha subrayado Miguel Blanco, Secretario General de COAG.