boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

Avances I+D

en  

La cero labranza ayuda a capturar la nieve y el agua del suelo

Investigadores del ARS comprueban que los campos de cultivo sin labrar acumulan una capa de nieve con un promedio superior

30-08-2012 por ARS / Ann Perry Una capa de nieve durante el invierno puede ayudar a aumentar la productividad de los campos agrícolas durante el verano, y la cero labranza ayuda a asegurar esta cobertura, según indican científicos del Servicio de Investigación Agrícola de los Estados Unidos. Estudios de campo realizados en diversas granjas determinan que la nieve acumulada puede variar de las 8,5 a las 11 pulgadas de promedio.

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

El científico del suelo David Huggins realizó estudios para determinar el impacto de los residuos de cultivos en la acumulación de la nieve y los niveles de agua en el suelo en campos enteros. Huggins, quien trabaja en la Unidad de Investigación del Manejo de Tierra y la Conservación de Agua mantenida por el ARS en Pullman, Washington, realizó esta investigación en dos granjas vecinas. Ambas granjas tienen la topografía montañosa típica de la región Palouse en la parte oriental del estado de Washington. Pero se ha utilizado la cero labranza continuamente desde el 1999 en la mayoría de una de las granjas, mientras los campos de la otra granja fueron arados convencionalmente.

 
Brotes de soja en siembra directa sobre rastrojos
• Maggilautaro (GNU)  

Por dos años, los investigadores midieron la profundidad y densidad de la capa de nieve y la cantidad de agua almacenada en el suelo en cientos de puntos en los campos de las dos granjas. Los investigadores también midieron la altura de los residuos de cultivos en la granja que utilizó la cero labranza.

Huggins descubrió que los residuos de trigo en la granja que utilizó la cero labranza significativamente aumentaron la cantidad y uniformidad de la capa de nieve a través del campo entero. Las profundidades de nieve en el campo con la cero labranza variaron de 4 a 39 pulgadas, con un promedio de 11 pulgadas, mientras las profundidades de la nieve en el campo arado convencionalmente variaron de 0 a 56 pulgadas, con un promedio de 8,5 pulgadas.

El patrón de distribución de la nieve en la granja que utilizó la cero labranza llevó a más uniformidad en la distribución del agua del suelo y un aumento en la tasa de recarga del agua en el suelo. La distribución más uniforme de la nieve con la utilización de la cero labranza fue particularmente evidente por las cumbres de crestas y las empinadas cuestas orientadas al sur donde había típicamente de 4 a 8 pulgadas más nieve que en los campos arados convencionalmente.

Huggins calculó que el almacenaje de cantidades más grandes de agua en el suelo en sistemas de la cero labranza podría aumentar los rendimientos potenciales del trigo de invierno por 13 bushels por acre en las cumbres de crestas, seis bushels por acre en las empinadas cuestas orientadas al sur, y tres bushels por acre en los valles. Como resultado, los agricultores de la región podrían aumentar sus ganancias del cultivo del trigo de invierno por un promedio de 30 dólares por acre y hasta 54 dólares por acre en las cumbres de crestas.

Los productores afectados por la sequía del 2012 también podrían beneficiarse de utilizar la cero labranza para aumentar la cantidad y uniformidad de la capa de nieve en sus campos. Esto podría aumentar la tasa de recarga de agua en el suelo y el almacenaje de agua en el suelo, los cuales pueden restaurar la productividad de los campos afectados por la sequía.

Los resultados de esta investigación fueron publicados en la revista "Transactions of the ASABE" (Transacciones de la ASABE) en el 2011.