boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónAgricultura

El gobierno rechaza que Alicante plante 1.000 hectáreas de algodón

Concede a Andalucía el permiso para cultivar 48.000 hectáreas

Jóvenes Agricultores ASAJA-Alicante denuncia que tras dos años de intensas negociaciones, el MARM ha denegado el permiso para plantar 1.000 hectáreas de algodón en la provincia de Alicante. Por el contrario, entrega a la Comunidad de Andalucía la posibilidad de producir este cultivo en 48.000 hectáreas, la superficie total que la Unión Europea reserva para esta plantación en nuestro país.

23-02-2010 por ASAJA-Alicante

Contenidos de la entrada

 

"Sólo nos encontramos ante una muestra más de que el Gobierno somete a la marginación y al abandono absoluto a nuestra provincia", destaca el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, que explica que hace un año, en concreto a principios de abril, recibieron un informe técnico del MARM que era favorable a la plantación de este cultivo en la Vega Baja. "Por lo que también dejan en evidencia la falta de efectividad y las contradicciones que protagonizan en el ejercicio de sus funciones". apostilla el presidente.

La decisión perjudica directamente a 350 agricultores, que ya habían firmado un precontrato para poder hacerse cargo de la explotación. También ocasiona un grave daño a los 27 municipios de la Vega Baja, que a través de sus alcaldes, habían adquirido un compromiso firme para potenciar la viabilidad de la plantación como alternativa a la agricultura de la comarca.

La Conselleria de Agricultura también ha demostrado su apoyo e incluso, la Universidad Miguel Hernández, que elaboró pormenorizados estudios para analizar los tipos del cultivo del algodón que más arraigo tendrían en la comarca alicantina. Con sus investigaciones, obtuvieron importantes avances en productividad, pese a la mala calidad del agua que hay en esta zona. Así, llegaron incluso a triplicar la producción potencial de Andalucía.

El profesor Joaquín Parra, responsable del estudio, concreta que lograron obtener por hectárea de 3.000 a 5.000 kilogramos de algodón; mientras que en Andalucía logran 2.000 kg. Pero la calidad también es importante. Según el docente, la provincia generaría una fibra de características similares a la que se obtiene en Egipto (la más preciada que hay ahora en el mercado), mientras que la andaluza deja mucho que desear e incluso impide, en la mayoría de los casos, obtener un hilo fino. Por lo tanto, la decisión de impedir que Alicante produzca algodón tendrá también repercusiones sobre la industria textil, que deberá seguir importando algodón de calidad.

El presidente se lamenta de que todos los esfuerzos que han realizado no hayan servido para nada. "Creamos campos de ensayo, obtuvimos en una sola semana (que fue el plazo que nos dio el Gobierno) más de 300 precontratos, pudimos demostrar la producción que obtendríamos, probamos incluso que necesitábamos este cultivo, ya que la mala calidad del agua impide otras alternativas. Condenándonos a no poder producirla, condenan a toda una provincia y a sus habitantes", apostilla.

También explica que "no pueden justificarse explicando que se atienen a los derechos históricos de la plantación del algodón, ya que hasta los años 90 este cultivo fue uno de los más florecientes en la zona de la Vega Baja. Simplemente explicitan que sólo podrán plantar los que ya lo hubiesen hecho desde el año 2000 al 2005 para dejar fuera a nuestra provincia y ceder así a la presión de los andaluces. "Una hectárea en la comunidad foránea puede implicar a un solo agricultor, aquí se hubiesen beneficiado 250 trabajadores del campo", destaca.

"Una petición de 1.000 hectáreas, respecto a las 48.000 que posee Andalucía, es una cantidad muy pequeña. El Gobierno demuestra así que es incapaz de adoptar decisiones justas, que beneficien al mayor número posible de ciudadanos", concluye el presidente. Ante esta situación, Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante exige al Ministerio que reconsidere la decisión y actúe teniendo en cuenta el bien común.