boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

Avances I+D

Una investigación busca mejorar la productividad de la alfalfa autóctona de Castilla y León

El Irnasa (CSIC) analiza los tipos de bacterias que establecen una simbiosis positiva para el crecimiento de la planta

05-05-2011 por DICYT Una investigación liderada por el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa, centro del CSIC) con el apoyo de la Universidad de Salamanca está analizando la diversidad de bacterias que pueden establecer una simbiosis con la variedad de alfalfa conocida como "Tierra de Campos", autóctona de Castilla y León, con el objetivo de mejorar la productividad de este cultivo.

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

 
Alfalfa "Tierra de Campos"
• Irnasa  

Alfalfa tierra de campos (Medicago sativa l.), planta forrajera autóctona de la comarca homónima que se extiende por Palencia, Valladolid, Zamora y León. En secano es habitual que tenga un triple aprovechamiento: heno, pasto y semilla. Tal forma de manejo en este ambiente, a lo largo de los años, ha originado un tipo del alfalfa autóctona de esta zona.

Los científicos del Irnasa buscan las bacterias presentes en el suelo de forma natural que pueden resultar más favorables para la planta especialmente en suelos ácidos.

La alfalfa es una leguminosa que establece una simbiosis en asociación con rizobacterias del género Ensifer (hasta hace poco, conocido como Sinorhizobium), de manera que se forman nódulos en las raíces y en ellos se produce la fijación del nitrógeno, un nutriente fundamental para las plantas. El propósito de este proyecto financiado por la Junta de Castilla y León es buscar los tipos de bacterias que mejor resultado pueden dar en unión con la alfalfa de secano tradicional en la región.

Álvaro Peix Geldart, científico del Irnasa e investigador principal de este proyecto, explica en declaraciones a DiCYT que el objetivo se centra en "optimizar el cultivo de alfalfa en suelos ácidos estudiando la biodiversidad de las poblaciones de bacterias que se asocian con la planta formando nódulos". Para ello, se incluyen pruebas de tolerancia a la acidez del suelo, determinado por el PH, y de eficiencia en su asociación con el cultivo.

Se trata de aislar las rizobacterias "tolerantes a estrés ácido y que tengan una buena eficiencia simbiótica en el medio ácido, es decir, que sean capaces de fijar nitrógeno en ese medio", comenta el investigador. "Una planta puede crecer en muchas condiciones, pero siempre existan unas condiciones óptimas", señala. A partir de ellas, hay cepas de bacterias que son capaces de fijar mejor el nitrógeno que otras, de manera que inocular las adecuadas puede representar una gran ventaja para el crecimiento de las plantas de una manera natural, sin necesidad de recurrir a productos químicos.

Generalmente, el suelo cuenta con este tipo de bacterias, pero "si tenemos una cepa más eficaz que la que hay en el suelo, la podemos inocular y hacer que entre antes en la planta, de forma que tendría mayor vigorosidad y mayor producción vegetal", apunta. A través de este sistema se podría promover el cultivo de la alfalta incluso en suelos donde actualmente no prospera, según explica el científico.

Un cultivo esencial

La alfalfa es el cultivo forrajero más importante de España, especialmente en el norte, ya que entre las comunidades de Castilla y León, Aragón y Cataluña acaparan el 80% de la producción nacional. Para los animales supone un buen alimento por sus valores proteicos y energéticos. Para los agricultores, supone contar con un producto rentable porque admite numerosos cortes a lo largo del año. Sin embargo, la variedad "Tierra de Campos", propia de la comarca homónima que se extiende por Palencia, Valladolid, Zamora y León ofrece una productividad inferior a otros tipos de alfalfa, sobre todo los de regadío, hasta el punto de que la Junta de Castilla y León está promocionando su cultivo para evitar que se pierda.

Por eso, conseguir aumentar la producción a través de la inoculación de rizobacterias puede ser muy importante para conservar la variedad a la vez que los agricultores que la utilicen logren un mejor rendimiento con una práctica natural, que ya está establecida para muchos otros cultivos y que ahorra el empleo de fertilizantes nitrogenados. Científicos de Salamanca, tanto del Irnasa como de la Universidad de Salamanca trabajan en esta línea de investigación con distintos tipos de cultivo.

Un artículo de José Pichel Andrés para DICYT (ver original).

Novedades en boletinagrario.com

Lo más leído en Avances I+D

Observatorio de Precios