boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

La AEMET sentencia: Este ha sido un verano "extremadamente seco y cálido"

El de 2012 ha sido el segundo verano más seco y el cuarto más cálido de los registrados en España durante los últimos sesenta años

24-09-2012 por AEMET El verano de 2012 ha resultado ser el segundo más seco de los últimos 60 años, tan sólo superado por el de 1994. La media de 41mm se sitúa en torno a la mitad del valor normal de la serie histórica. La temperatura media ha alcanzado los 24 ºC, que supone 1,7 ºC más que la media y que lo sitúa como el cuarto más cálido desde el año 1961, después de los de 2003, 2005 y 2009

Compartir en Google +

Temperaturas

El trimestre junio-agosto de 2012 ha resultado extremadamente cálido en España. Las temperaturas medias trimestrales en el conjunto de España han alcanzado el valor de 24,0º C, lo que supone 1,7º C más que el valor medio normal (período de referencia 1971-2000). Se ha tratado del cuarto trimestre veraniego más cálido de la serie histórica desde 1961, después de los correspondientes a los años 2003, 2005 y 2009.

En todas las regiones, con excepción del suroeste de Galicia, las temperaturas medias estacionales superaron los valores medios. En buena parte de la mitad suroeste peninsular el valor de la anomalía positiva de la temperatura media trimestral superó los 2º C. Tan sólo en el tercio noroeste peninsular la anomalía térmica media quedó por debajo de 1º C. Tanto en Baleares como en Canarias el verano fue también muy cálido a extremadamente cálido, con temperaturas medias que en general se han situado entre 1º C y 2º C por encima de lo normal.

 

El verano comenzó con un mes de Junio que resultó extremadamente cálido, con una temperatura media mensual que superó en 2,6º C el valor normal. Tan solo en el noroeste peninsular las temperaturas medias mensuales se acercaron a los valores normales, mientras que por el contrario los superaron en más de 3º C en la mitad suroriental peninsular. Tanto en Baleares como en Canarias junio resultó extremadamente cálido con anomalías térmicas en general comprendidas entre los 2º C y los 3º C.

Julio fue en términos relativos el mes menos caluroso del verano, si bien aun así la temperatura media mensual superó en 0,5º C su valor normal. Este mes fue ligeramente más fresco de lo normal en el tercio noroeste peninsular mientras que en las regiones de la franja costera mediterránea, Madrid, sur de Aragón y este y sur de Castilla-La Mancha el mes resultó más cálido de lo normal con unas temperaturas medias mensuales que superaron en alrededor de 1º C al valor normal. En Canarias julio fue muy cálido con anomalías térmicas positivas de entre 1º C y 2º C, mientras que en Baleares las temperaturas medias se han separado poco de los valores normales.

Agosto resultó extremadamente cálido con una anomalía térmica media de +2,0º C, lo que lo convierte en el segundo agosto más cálido de la serie histórica desde 1961 sólo por detrás de agosto del 2003. El mes fue ligeramente más fresco de lo normal en el oeste de Galicia, tuvo carácter cálido en la mitad oeste de Castilla y León y en el norte de Extremadura y resultó muy cálido a extremadamente cálido en el resto de España. Las temperaturas medias mensuales superaron en más de 2º C a los valores medios normales en la mayor parte de la mitad sureste peninsular. Tanto en Baleares como en Canarias agosto fue muy cálido con anomalías térmicas positivas de entre 1º C y 2º C en general.

A lo largo del verano hubo tres grandes olas de calor, la primera, de extraordinaria intensidad para un mes de junio, tuvo lugar entre los días 24 y 29 de este mes. Se alcanzaron valores que superaron ampliamente los 40 º C en muchas zonas de la mitad sur llegando hasta 44,1º C en Córdoba-aeropuerto y 44,0º C Murcia- Alcantarilla, por lo que se superaron en numerosos observatorios los registros de temperatura máxima absoluta de junio. La segunda se produjo entre los días 9 y 11 de agosto y fue la más intensa de todas, aunque tuvo una corta duración. En este episodio se alcanzaron temperaturas máximas por encima de los 45º en el bajo Guadalquivir, mientras se superaban los 40º en amplias áreas del resto de Andalucía, Extremadura, Madrid, Castilla La Mancha, Murcia, Aragón, Navarra, La Rioja, oeste de Cataluña y Valencia, suroeste de Castilla y León, sur del País Vasco y zonas de medianías de Canarias. En numerosas estaciones del centro, sur y nordeste peninsular se superaron los valores máximos de la serie histórica para el mes de agosto e incluso en algunos observatorios se superaron los registros máximos absolutos anteriormente observados en cualquier mes del año, tal es el caso por ejemplo de Madrid-Retiro, Toledo, Jaén, Cuenca, Teruel, Salamanca-aeropuerto, Pamplona y Vitoria-Foronda. La tercera ola de calor no fue tan intensa como las anteriores pero fue bastante larga, extendiéndose desde el 17 al 23 de agosto; de nuevo se superaron los 40º C en puntos del tercio sur peninsular, Aragón y Navarra. Las temperaturas máximas más elevadas del verano entre estaciones principales se registraron el día 11 de agosto con 45,9º C en el observatorio de Sevilla-aeropuerto, 45,5º C en Córdoba-aeropuerto y 44,9º C en Morón de la Frontera.

Respecto a las temperaturas más bajas del verano, éstas se observaron en los últimos días de la primera decena y en la primera mitad de la segunda decena de junio, así como en los primeros días del mes de julio y en el último día de agosto. En todos estos períodos las temperaturas mínimas se situaron por debajo de 5º C en áreas elevadas de los sistemas montañosos del centro y norte peninsulares, así como en algunos puntos de la meseta castellano-leonesa y sur del País Vasco. El valor mínimo en estaciones principales se registró el día 12 de junio en Navacerrada con 1,7º seguido del observado en Molina de Aragón el 31 de agosto con 2,4 º C. Entre capitales de provincia destaca León-Virgen del Camino con 3,0º C el día 13 de junio.