boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónBiblioteca agrariaTecnología y Maquinaria AgrícolaMaquinaria AgrícolaFertilización

Elementos esenciales de las máquinas abonadoras

Conoce las partes fundamentales de este tipo de máquinas empleadas para distribuir el abono por el terreno agrícola

En todas las abonadoras coincide la presencia de cinco partes esenciales, cuyas características son las que definen los distintos modelos existentes para este tipo de máquinas agrícolas. En el artículo se describen cada una de estas partes esenciales, así como las peculiaridades que encontraremos en función de las distintas abonadoras disponibles.

En todas las abonadoras, se pueden distinguir las siguientes partes esenciales:

 

  1. Chasis.
  2. Tolva.
  3. Dosificador.
  4. Órganos de distribución.
  5. Órganos de accionamiento.

Son precisamente las características de estas partes, las que permiten diferenciar unas de otras a estas máquinas agrícolas.

El chasis o bastidor, que es en general una viga soportada por ruedas o fija al elevador hidráulico del tractor, ha de ser de gran solidez, y además de soportar todos los elementos constituyentes de la máquina, debe permitir su enganche cómodo y rápido. 

Según el modo de enganche al tractor se distinguen tres modalidades de abonadoras:

  1. arrastradas
  2. semisuspendidas 
  3. y suspendidas.

Las abonadoras arrastradas se fijan al tractor por un gancho colocado en la barra de enganche. Las abonadoras semisuspendidas se enganchan a los tres puntos del hidráulico durante el transporte, funcionando la máquina como suspendida en el transporte y semisuspendida durante el trabajo. Las abonadoras suspendidas se enganchan al tractor bien en los tres puntos de elevador hidráulico, bien en el sistema portaútiles en la parte delantera del tractor.

Por su tamaño y peso la mayoría de las máquinas de fertilización son del tipo arrastrado o semisuspendido, si bien desde el punto de vista de utilización las máquinas suspendidas tienen como ventaja su gran facilidad de maniobra, en cambio, presentan problemas de capacidad al tener que construirse con limitaciones dimensionales.

La tolva se construye con formas que tienden, en general, a bajar el centro de gravedad del conjunto de la máquina. Las más antiguas alargadas y con formas de paralelepípedo, han evolucionado hacia las formas de tronco de cono o de pirámide, que permite además de una mayor comodidad de manejo, una elevada capacidad y un reducido coste de producción.

En todo caso, las tolvas deben ser concebidas de forma que faciliten la salida de la totalidad del abono contenido en su interior, para lo cual deben construirse sus paredes con ángulos mayores que el de talud natural del fertilizante.

En su interior, y para evitar la formación de bóvedas que impidan la salida del fertilizante, fenómeno muy frecuente cuando el abono está húmedo, debe existir un agitador, generalmente constituido por un árbol dentado que gira a baja velocidad y remueve la masa de abono. 

Los dosificadores son los órganos que caracterizan a las abonadoras y son los encargados de separar de forma continua de la masa de abono contenido en la tolva la cantidad justa para aportar al terreno la dosis de fertilizante necesaria. En general su movimiento está sincronizado con el avance de la máquina de forma que la cantidad de abono sobre la que actúan y la superficie de terreno determinada por el desplazamiento de la abonadora mantienen una relación constante.

Los órganos de distribución tienen como misión situar en el terreno el abono aportado por los dosificadores, haciendo una distribución uniforme en toda la superficie fertilizada, o localizándolo según las características y las necesidades del cultivo.

Órganos de accionamiento El accionamiento de los elementos móviles de la máquina puede ser efectuado a partir de:

  • Dos ruedas portadoras de la máquina, que transmiten a través de un embrague, generalmente del tipo de garras, que se activa con una palanca.
  • De una rueda del tractor, desde la que se transmite el movimiento mediante piñones y cadenas en unos casos y con poleas y correas en otros.
  • De la toma de fuerza del tractor.   

Tipos de abonadoras

Las máquinas hasta hoy desarrolladas, para su estudio y análisis, se pueden clasificar, en función del tipo de abono para el que se utilizan, en los siguientes grupos:

  1. Abonadoras para abonos minerales.
  2. Abonadoras para abonos orgánicos sólidos.
  3. Abonadoras para abonos orgánicos líquidos.
  4. Abonadoras para abonos gaseosos.  

 Fuente:

Universidad de Castilla-La Mancha

Compartir en Google +