boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónBiblioteca agrariaPescaRecursos pesqueros

Ordenación de la Capacidad Pesquera

Suplemento nº 3 de las Orientaciones técnicas para la pesca responsable de la FAO, centrada en la Ordenación de la capacidad de pesca

La sobrecapacidad es uno de los factores decisivos de la reducción en muchas de las pesquerías mundiales. El Plan de Acción Internacional de la FAO para la ordenación de la capacidad pesquera (PAI Capacidad)estimula a los Estados a que resuelvan este problema mediante la ordenación de la capacidad a fin de ajustar la capacidad de pesca a la utilización sostenible de sus poblaciones de peces. La fi

26-01-2013 por FAO

Ordenación pesquera – Ordenación de la capacidad de pesca

La sobrecapacidad es uno de los factores decisivos de la reducción enmuchas de las pesquerías mundiales. El Plan de Acción Internacional dela FAO para la ordenación de la capacidad pesquera (PAI Capacidad)estimula a los Estados a que resuelvan este problema mediante la ordenación de la capacidad a fin de ajustar la capacidad de pesca a la utilización sostenible de sus poblaciones de peces.La finalidad de estas Orientaciones es ayudar a los interesados y a los encargados de la ordenación pesquera a elaborar planes de acción nacionales y regionales para la ordenación de la capacidad pesquera. Las Orientaciones ofrecen información sobre los efectos de diferentes programas de ordenación de la capacidad y exponen conceptos y técnicasfundamentales para el seguimiento, la medición y la evaluación de la capacidad. Exponen también medidas adoptadas por los Estados de conformidad con el PAI Capacidad.

 La sobreexplotación en la pesca mundial

 

La sobreexplotación en la pesca mundial La pesca es una actividad económica. El esfuerzo de pesca está dirigido a especies que tienen un valor para los consumidores (representado por el precio que los consumidores están dispuestos a pagar), y los pescadores han desarrollado artes de pesca especializadas (p.ej., trampas para peces, arrastres para camarones, dragas para vieiras, jaulas para langostas) con el fin de capturar las especies más valiosas. El desarrollo y la adopción de nuevas tecnologías y el aumento del tamaño medio y/o la potencia de las embarcaciones son consecuencias directas del deseo de los pescadores de incrementar la rentabilidad de sus actividades.

Una consecuencia crítica a largo plazo de esta actividad económica ha sido, para mal, la reducción de los rendimientos que pueden conseguirse de las poblaciones de peces y la dilapidación de beneficios económicos potenciales que la pesca podría producir. Los niveles excesivos de capacidad de pesca y la sobrecapacidad afectan a muchas pesquerías nacionales de todo el mundo y, de forma aún más amplia, a muchas pesquerías de alta mar. La globalización del fenómeno se demuestra con el estancamiento relativo de las capturas marinas mundiales de las principales especies registrado desde fines de la década de 1980. Pruebas proporcionadas por la FAO (2006) indican que, en lo que respecta a las principales pesquerías marinas, el 25 por ciento están sometidas a una grave sobrepesca, mientras que otro 52 por ciento están plenamente explotadas. Las más afectadas son en general las poblaciones demersales y otras de valor elevado.

En la mayoría de los países se ha introducido alguna forma de ordenación de la pesca con el fin de limitar el crecimiento de la sobrepesca y la degradación de los recursos o para contribuir a la recuperación de poblaciones agotadas.

En una encuesta reciente de los Estados Miembros de la FAO (FAO, 2004a) se determinó que el 90 por ciento de los informantes habían introducido al menos alguna forma de acceso regulado a sus recursos pesqueros. Uno de los principales objetivos que se persiguen en la mayoría de los planes de ordenación pesquera es la conservación de los recursos pesqueros, si bien se tienen también en cuenta frecuentemente factores sociales y económicos al determinar los objetivos de la ordenación. Sin embargo, las consideraciones económicas se han limitado en gran medida a mitigar las repercusiones económicas regionales a corto plazo de la reducción del esfuerzo (especialmente en el empleo) y, por ello, se utilizan frecuentemente como una razón para moderar las reducciones del esfuerzo o de las capturas que proponen los científicos pesqueros.

Compartir en Google +
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, así como para ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.