boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

Groenlandia se deshiela a una escala y con una rapidez nunca antes observada

Hasta el 97% de su superficie ha sufrido algún grado de deshielo en sólo cuatro días

Los satélites de la NASA han sido testigos de un hecho realmente preocupante en Groenlandia: hasta el 97% de su superficie ha sufrido distintos grados de deshielo, algo que ha sucedido en tan sólo cuatro días, del 8 al 12 de julio. El deshielo de la superficie de Groenlandia es algo que se produce cada verano, pero nunca se había observado a tal escala ni con tanta rapidez.

25-07-2012 por Boletín Agrario

Contenidos de la entrada

Cada verano se produce un deshielo en Groenlandia que afecta aproximadamente a la mitad de la superficie de esta isla, pero en esta ocasión la escala y rapidez como se ha producido no había sido antes observada. Los satélites de la NASA han podido atestiguar el proceso que, en apenas cuatro días (del 8 al 12 de julio), ha pasado de afectar al 40% hasta el 97% de su superficie helada, que ha sufrido algún grado de deshielo en mayor o menor medida.

 
Satélites de la NASA detectan un deshielo en Groenlandia sin precedentes
• NASA  

Los sistemas de observación de la NASA detectaron que, en apenas cuatro días, la superficie de la isla de Groenlandia afectada en mayor o menor medida por el deshielo pasó del 40% al 97%, entre el 8 y el 12 de julio de 2012. El deshielo ha afectado a capas situadas a gran altitud que no sufrían este fenómeno desde el siglo XIX. Todo apunta a que se ha debido a una inusitada "cúpula de calor"

La agencia estadounidense explica que este proceso se ha producido incluso en las zonas más altas y frías de Groenlandia, como Summit Station, cuyos hielos no se derretían desde el año 1889. Una escala y una rapidez en el proceso que ha llevado a la NASA a calificar el hecho como "extraordinario".

Según apuntan, este deshielo se ha debido a una "inusual cúpula de calor" que se ha producido sobre esta isla situada entre el océano Atlántico y el océano Glacial Ártico. Se trataría de una masa de aire caliente que se situó durante esos días sobre Groenlandia, capaz de provocar que, del 40% de deshielo registrado el 8 de julio, se llegara al 97% el día 12, apenas cuatro después. Algo tan fuera de lo común que inicialmente los técnicos de la NASA achacaron a un posible error en los datos registrados por sus satélites.

Pero no se trataba de un error. Este es el segundo episodio "fuera de lo común" que se produce en Groenlandia a lo largo del verano: Apenas unos días antes un impresionante iceberg del doble de tamaño que la isla de Manhatan se desprendió del glaciar Petermann.

Subida del nivel del mar

Por fortuna este proceso de deshielo no ha derretido el 97% de la masa helada de la isla, como fácilmente podríamos deducir de ciertos titulares, ya que de ser así nos encontraríamos ante una catástrofe de graves consecuencias inmediatas (mejor decir "armagedónicas"), capaz de afectar de forma crítica al nivel del mar y poniendo en peligro la vida de cientos ( incluso miles) de millones de personas: Recordar que la mayor parte de la humanidad vive en zonas costeras.

Volviendo a los hechos reales, los investigadores aún desconocen las consecuencias de este deshielo repentino y señalan que no saben si contribuirá definitivamente a la elevación del nivel del mar. Las masas derretidas en las zonas altas de la isla, algunas con placas de más de tres kilómetros de espesor, vuelven a congelarse rápidamente, pero las que se producen en la costa sí que vierten al océano, según explican los científicos.

Valga este hecho para disipar dudas acerca del Cambio Climático, ejemplo de cómo la estupidez humana (de ciertos humanos) es capaz de seguir negando una realidad que cada año se nos presenta de una forma más tangible. De cómo ciertos "conspiradores" acusan a la ciencia de "conspirar", poniendo en duda lo que consideran "relativismo", cuando ellos apenas pueden aportar absurdos argumentos basados en creencias sin base alguna: Auténticos subterfigios que ya ni sirven para alargar la agonía de todos en pos del beneficio de unos pocos.