boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadForestal

La Unió valora el coste de limpieza de las zonas arrasadas por los incendios en 3,75 millones de €

Esta organización elabora un estudio en el que se demuestra que hay que apostar por la agricultura y la ganadería extensiva para prevenir incendios

La Unió de Llauradors i Ramaders señala que con menos de 4 millones de euros se hubiera limpiado el monte en las 50.000 hectáreas oficiales afectadas por los incendios. Una cantidad que, según esta organización, invertida en la ganadería extensiva para la limpieza de los montes "hubiera evitado que los incendios resultaran ser tan devastadores"

05-07-2012 por La Unió de Llauradors

Contenidos de la entrada

LA UNIÓ de Llauradors considera que con una cantidad inferior a los cuatro millones de euros, invertida en la ganadería extensiva para la limpieza de los montes, se hubiera evitado que los incendios hayan resultado tan devastadores.

 
Rebaño de ovejas en zona montañosa
• 01-02-2011   Boletín Agrario  

Las actividades de pastoreso cumplen un papel esencial en el mantenimiento y conservación de las masas forestales, especialmente en los casos de repoblación. El pasto de los animales limpia la tierra, aparte de abonarla, y el ramoneo además contribuye a realizar una tala natural de los árboles.

Un estudio elaborado por esta organización agraria pone de manifiesto que con un total de 375 pastores y una cantidad de 3,75 millones de euros, las cerca de 50.000 hectáreas oficiales que han resultado afectadas según fuentes oficiales por los incendios hubieran estado limpias este año y se habrían minimizado los daños y el drama causado.

Si extendemos la misma propuesta a la superficie total de hectáreas forestales de la Comunitat Valenciana, más de 1,2 millones, se necesitarían unos 9.000 pastores y una cantidad de 91 millones de euros anuales. LA UNIÓ considera esta cifra como bastante ridícula si tenemos en cuenta la catástrofe que supone para nuestros pueblos perder una importante masa forestal en primer lugar por la parte económica de pérdida de ingresos (agrarios, forestales, turísticos), pero también por la vertiente medioambiental o paisajística o incluso sentimental. Por ejemplo el canon anual que paga la Generalitat por organizar la Formula 1 en una carrera de un fin de semana es de 20 millones de euros más otros tantos en concepto de organización.

LA UNIÓ desea significar que el abandono o la falta de sensibilidad de nuestros gobernantes hacia la agricultura o la ganadería, unido a los recortes en las tareas de prevención o limpieza de nuestras montañas, son factores fundamentales para activar el fuego cuando se produce un incendio.

En este sentido el secretario general de LA UNIÓ, Ramón Mampel, manifiesta que "un agricultor o un ganadero en activo en nuestras zonas de secano es una garantía para prevenir los incendios, dejarlos abandonar es un claro riesgo. Es mucho más efectivo por tanto destinar más recursos en potenciar la ganadería en zonas boscosas o la agricultura que invertir posteriormente en muchos medios para apagar el fuego". Mampel indica que "se ha podido observar en estos incendios que los cultivos bien cuidados o pastura de animales han actuado como cortafuegos evitando incluso una mayor propagación del fuego".

Mientras tanto LA UNIÓ insiste en la necesidad de establecer por parte de Gobierno central y Generalitat una línea conjunta y cofinanciada de ayudas directas y otro tipo de exenciones, pero considera que deben ser efectivas y accesibles para los afectados. Las pérdidas directas e indirectas son importantes en cultivos, en ganadería y en instalaciones sobre todo de riego.

LA UNIÓ señala que los pastores no podrán acceder a las zonas siniestradas para pasturar con sus animales hasta dentro de cinco años y que por tanto habría que establecer corredores en las zonas afectadas para que el ganado pueda comer o establecer ayudas para compra de pienso.

Esta organización profesional agraria señala que los incendios son un golpe muy duro para el mundo rural, para sus habitantes y para la sociedad valenciana en general. No hay que olvidar que nuestras zonas de interior, desfavorecidas, tienen escasas alternativas económicas y que todo lo relacionado con la montaña: actividades agrarias y forestales, turismo rural…se va a ver muy afectado por los incendios y supondrá más dificultades añadidas a las naturales para mantener a la población en el territorio rural.

Un comunicado de la Unió de Llauradors i Ramaders