boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

La flora europea de alta montaña se ha desplazado 2,7 metros en 7 años por aumento de temperaturas

En las montañas mediterráneas al aumento de las temperaturas se le suma una sequía creciente: disminuye la precipitación media anual y se alarga la sequía estival

23-04-2012 por CSIC Un estudio internacional en el que ha participado el CSIC confirma que el calentamiento global provoca un ascenso altitudinal de las especies vegetales. El trabajo, publicado en el último número de Science, analiza los cambios observados en la flora de 66 cimas de 17 cordilleras europeas entre 2001 y 2008, dos en la Península Ibérica (Ordesa en los Pirineos y Sierra Nevada en el Sistema Bético)

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

Este proyecto, que en la Península Ibérica estableció zonas piloto en los Pirineos (Ordesa) y en Sierra Nevada, ha calculado un desplazamiento hacia la cima de 2,7 metros de media en el conjunto de las especies estudiadas. "Este resultado confirma la hipótesis de que el aumento de las temperaturas induce el desplazamiento de la flora alpina hacia niveles superiores. Tal fenómeno ha provocado la sustitución de algunas especies resistentes al frío por otras más sensibles a él. Todo ello refleja la vulnerabilidad de los ecosistemas de alta montaña a medio y a largo plazo", explica el investigador del CSIC Luis Villar, del Instituto Pirenaico de Ecología.

 
Vista del Valle de Ordesa en el Pirineo Aragonés
• CSIC  

Ubicado en el Pirineo central de Huesca, comarca del Sobrarbe, está considerado como uno de los valles más imponentes de toda Europa, catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Valle glaciar, con una marcada forma de «U», está situado al Suroeste del Macizo del Monte Perdido, por cuyo fondo el río Arazas va descendiendo en una sucesión de bellas cascadas.

Cimas boreo-templadas y mediterráneas

 
Saxifraga pubescens subsp. iratiana, endemismo amenazado del Pirineo
• José Luis Benito / CSIC  

Las conclusiones del estudio muestran también un aumento medio del 8% en el número de especies que habitan las cimas de las cordilleras de Europa. No obstante, este incremento no ha sido generalizado. "De las 66 cimas estudiadas, en la mayoría de las situadas en las zonas boreal y templada sí se ha observado dicho aumento, mientras que en ocho de las 14 cumbres situadas en el área mediterránea se ha producido una disminución", comenta el investigador del CSIC.

Además, en las cimas inferiores de las cordilleras mediterráneas, situadas en el límite superior del bosque o en una altitud equivalente, las ganancias y pérdidas de especies han sido mayores que en las demás.

"En las montañas mediterráneas (Sierra Nevada, Córcega, Apenino Central y Creta), al aumento de las temperaturas se le suma una sequía creciente, puesto que disminuye la precipitación media anual y se alarga la sequía estival. Esta combinación de ambos factores puede suponer una amenaza para ciertas especies endémicas, un tesoro biológico escondido, cuyo número podría disminuir", concluye Villar.

Este estudio se enmarca dentro del proyecto GLORIA (siglas en inglés de Iniciativa para la Investigación y el Seguimiento Global de los Ambientes Alpinos), iniciado en Europa en el año 2000 y que después se ha extendido por todo el mundo.

Referencia: Harald Pauli, Michael Gottfried, Stefan Dullinger, Otari Abdaladze, Maia Akhalkatsi, José Luis Benito Alonso et al. Recent Plant Diversity Changes on Europe’s Mountain Summits. Science. DOI: 10.1126/science.1219033