boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

Se buscan las causas de la muerte de seis águilas imperiales en una finca de Ciudad Real

La pasada semana aparecieron muertos seis ejemplares de águila imperial en la finca "La Encomienda de Mudela" de Viso del Marqués (ciudad Real)

16-01-2012 por Boletín Agrario Las autoridades detectaron ayer la presencia de cebos envenados en una parcela cercana al lugar donde el pasado jueves, 12 de enero, se encontraron los cadáveres de seis ejemplares de águila imperial. Las muestras fueron mandadas al laboratorio de toxicología del IREC, que deberá confirmar si finalmente esta ha sido la causa de la muerte de los animales protegidos

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

Los cadáveres de los seis animales aparecieron la pasada semana en la finca "La Encomienda de Mudela", situada en la localidad ciudarealeña de Viso del Marqués, propiedad de Parques Nacionales y por tanto dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Tras el hallazgo se inició la investigación para determinar la causa de esta muerte, en la que han colaborado agentes medioambientales de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, en coordinación con las patrullas del SEPRONA de la Guardia Civil. Ayer domingo, 15 de enero, se detectó la presencia de cebos envenenados en una parcela de unas 15 hectáreas, presumiblemente cercana a la finca pública, que mantiene un pequeño aprovechamiento ganadero, según informan desde la Consejería de María Luisa Soriano. Las mismas fuentes oficiales también destacan la participación de la patrulla canina de los agentes medioambientales de Albacete, que ha sido "determinante" para encontrar los cebos. Las muestras de veneno recogidas han sido enviadas para su análisis al Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), centro dependiente del CSIC, de la Universidad de Castilla- La Mancha y del propio Gobierno regional.

Desde la Administración piden cautela hasta confirmar si finalmente estos cebos han sido los responsable de las muertes de los seis animales protegidos: "En este sentido, apuntar que se trata de un hecho que no puede certificarse hasta que las muestras sean convenientemente analizadas". Hay que tener en cuenta que se trataría de un delito gravemente tipificado (atr. 334 del Código Penal) , con sanciones de más de tres años de prisión, por lo que es importante dejar claro que aún no está confirmado que estos cebos hayan sido los causantes de las muertes. "La Consejería confía en el buen desarrollo de los trabajos y en el esclarecimiento de los hechos al objeto de que no vuelvan a producirse hechos similares que se han saldado con la irreparable pérdida de seis ejemplares de una especie catalogada en peligro de extinción", añade el comunicado oficial de la JCCM.

"El episodio de envenenamiento de fauna salvaje más grave en décadas"

Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF valoran el caso como "el episodio de envenenamiento de fauna silvestre más grave de los últimos 20 años", en un comunicado de prensa conjunto emitido hoy. Piden que se investiguen en profundidad estos hechos, considerando que el tratarse de una finca de gestión pública no hace sino aumentar la seriedad del caso. Estas organizaciones ecologistas también declaran "estár preocupados" porque, según indican, el envenenamiento masivo de águilas "llega en un momento en el que el Ministerio y, en particular, la Consejería de Agricultura no disponen de todos los medios necesarios para que la investigación sea lo rápida y certera que es exigible y necesario".

 
Ejemplar de águila imperial ibérica en cautividad
• Antonio L. Carrasco (Creative Commons)  

El águila imperial ibérica (Aquila adalberti) es una especie de accipitriforme de la familia Accipitridae. Única ave endémica de la Península Ibérica, hasta no hace mucho se consideraba que era una subespecie del águila imperial (Aquila heliaca), pero los estudios de ADN de ambas rapaces demostraron que estaban lo suficientemente separadas como para constituir cada una una especie independiente.

En este sentido denuncian que los cambios en los organigramas de las administraciones ambientales y los recortes de presupuesto y personal han llevado, por ejemplo, a que no haya una dotación adecuada de veterinarios y equipos especializados en los centros de recuperación de Castilla-La Mancha. "Recientemente la Consejería dejó sin renovar los contratos del personal de estos centros y en la actualidad no se sabe que va a pasar en el futuro inmediato. Así, un centro de referencia para casos de veneno y águila imperial como el CERI de Sevilleja de la Jara no ha podido participar en este caso aportando toda su experiencia", podemos leer en su comunicado.

Un símbolo en vías de extinción

El Águila Imperial Ibérica (Aquila adalberti) es endémica de la Península Ibérica y del norte de Marruecos. En peligro de extinción, está incluída en la Lista Roja de aves de España. Se trata de un ave de presa de gran tamaño, que mide entre 72 y 83 cm de longitud y puede llegar a alcanzar 2,1 m de envergadura. Su peso medio oscila entre 2´5 y 3´5 kg. Se calcula una pòblación total de 350 ejemplares adultos, tras la recuperación de las últimas décadas, fruto de un arduo trabajo de conservación y reinserción.

Según recoje la Lista Roja, esta especie cuenta con nueve núcleos de reproducción que se pueden agrupar en tres subpoblaciones, con escaso intercambio entre las mismas. La zona de Ciudad Real pertenece a la segunda de ellas, denominada "Central", y que abarca las tierras al sur del Tajo: Montes de Toledo, Tierra de Barros y Sierra Morena. En esta extensa zona se "concentran" apenas 118 ejemplares, un dato que revela la importancia de la muerte de los seis jóvenes ejemplares de águilas imperiales, varios de ellos de esta especie.