boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

ServiciosGlosario

yak

Definición de yak

Etimología: Del inglés yak, y este del tibetano gyag.

1. m. Bóvido que habita en las altas montañas del Tíbet, notable por las largas lanas que le cubren las patas y la parte inferior del cuerpo. En estado salvaje es de color oscuro, pero entre los domésticos abundan los blancos.

RAE.

1. El yak (Bos mutus o Bos grunniens) es un bóvido de gran tamaño y pelaje lanoso, nativo de las montañas de Asia Central y el Himalaya, vive en las altiplanicies esteparias y fríos desiertos del Tibet, Pamir y Karakórum, entre los 4000 y 6000 metros de altitud, donde se encuentra tanto en estado salvaje como doméstico.

Los ejemplares salvajes, hoy escasos, son animales gregarios de pelo invariablemente largo (sobre todo en la zona abdominal, donde puede llegar hasta el suelo), denso y negro (en los animales viejos adopta un tono marrón) que cuelga a ambos lados del cuerpo y también de las extremidades, con una joroba sobre los hombros y cuernos largos de un metro de longitud que surgen a ambos lados de amplio cráneo, casi horizontalmente, para acodarse luego hacía arriba y algo hacia adentro. La cola es peluda a partir de su misma base y lleva en su extremo un gran mechón.

Los machos, que son más grandes que las hembras (estas solo alcanzan la mitad del tamaño de los machos), pueden llegar a los 2 metros de altura en la cruz - la cual aparece tan elevada debido a un alargamiento de la apófisis espinosas, que la cabeza parece empezar desde una posición más baja - y pesar hasta 1000 kilos. Las pezuñas poseen una amplia superficie de apoyo, mientras que las pezuñas secundarias rozan el suelo mientras escalan. Las hembras tienen dos pares de mamas. El cuerpo del yak es alargado, lo cual se debe, en parte a que posee un par más de costillas (en total 14) que los restantes bóvidos.

Aclaración taxonómica

Linneo clasificó a los yaks domésticos como Bos grunniens ("buey gruñidor") en 1766 y posteriormente la variedad silvestre se clasificó como Bos mutus ("buey mudo"). Cuando se demostró que pertenecían a una misma especie se les debía asignar un único nombre científico. Generalmente en casos como éste se aplicaría el principio de prioridad usado en la nomenclatura científica, que establece que debe permanecer como nombre específico el registrado en primer lugar, siendo grunniens el más antiguo.

Pero la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica determinó en 2003 en la opinión 2027 que los yaks, al igual que otras 17 especies domesticas, debían nombrarse como su variedad salvaje, Bos mutus, para evitar la paradoja de que los linajes anteriores, los silvestres, fueran nombrados como subespecies de sus descendientes. Por lo tanto el nombre específico que prevalece para los yaks es Bos mutus, quedando el término grunniens como nombre trinomial que designa a la subespecie doméstica.

Wikipedia.

Compartir en Google +