boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónBiblioteca agrariaTecnología y Maquinaria AgrícolaMaquinaria AgrícolaFertilización

Abonadoras para abonos gaseosos

máquinas utilizadas para la fertilización con amoniaco anhidro líquido,

En función de la naturaleza del producto para el que han sido diseñadas, la máquinas abonadoras se pueden dividir en cuadro grandes tipos. En el presente artículo se presentan las características básicas de las las máquinas utilizadas para la fertilización con amoniaco anhidro líquido, el cual es obtenido por compresión del gas amónico.

por UCLM

En este apartado se hace referencia a las máquinas utilizadas para la fertilización con amoniaco anhidro líquido, el cual es obtenido por compresión del gas amónico y es transportado en el interior de depósitos herméticos de unos 150 a 300 Kg. de capacidad a unos 25 Kp/cm2, provistos de una válvula, cuya apertura permite la salida del amónico líquido hasta un regulador de caudal, con el cual se aporta al terreno la dosis adecuada de abono. 

 
Abonadora para abonos gaseosos
• fertimaq  

Camión cisterna diseñado para la aplicación de fertilizantes gaseosos, una solución nitrogenada obtenida a partir de amoniaco anhidro. Este compuesto contiene un 82% de nitrógeno amoniacal, por lo que se trata del fertilizante nitrogenado mas concentrado que puede utilizarse. Su aplicación está indicada para la sementera de los cereales de invierno, arroz, remolacha, maíz y otros;

La dosis elegida de amoniaco anhidro líquido, se reparte hacia los tubos de salida, que lo conducen hasta el extremo de cada uno de los brazos de enterrado en el suelo, semejantes a los de un escarificador.

A la presión atmosférica el amoniaco líquido se transforma en gas amónico, el cual, normalmente pasaría a la atmósfera, pero al entrar en contacto con la humedad contenida en el terreno, se disuelve en agua formando, si hay suficiente contenido de humedad, hidróxido amónico líquido, que permanece en el terreno y es fácil y rápidamente asimilado por las plantas. 

Fuente:

Universidad de Castilla -La Mancha

Compartir en Google +