boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónBiblioteca agrariaTecnología y Maquinaria AgrícolaMaquinaria AgrícolaFertilización

Abonadoras para abonos minerales (2ª parte)

Características de las máquinas empleadas para nutrir la tierra agrícola por medio de fertilizantes minerales. Segunda Parte

En función de la clase de abonos para las que han sido diseñadas, la máquinas abonadoras se pueden dividir en cuadro grandes tipos. En el presente artículo se presentan las principales características de las abonadoras destinadas a distribuir en los suelos de uso agrícola los fertilizantes minerales, centrándose en los distintos tipos de dosificadores que nos podemos encontrar.

por UCLM

Viene de Abonadoras para abonos minerales (1ª parte)

El dosificador de rulos consiste en dos cilindros paralelos colocados en el fondo de la tolva, los cuales al girar obligan a salir el abono. Este mecanismo permite el abonado a grandes velocidades. La dosis se controla variando la velocidad de giro de los rodillos para lo que se utiliza una caja de cambios del tipo Norton. La transmisión de movimientos, se consigue bien con piñones y cadenas cadenas, bien con correas trapeciales.  

El dosificador de cribas en el fondo de la tolva sitúa tres cribas. Las cribas superior e inferior son fijas y la intermedia dotada de un movimiento alternativo, que abre y cierra los orificios de salida del abono. La regulación de la dosis de abonado se hace controlando la amplitud del vaivén de la criba móvil. El accionamiento se consigue a partir de un par de piñones cónicos, uno de ellos arrastrado por la rueda soporte del chasis, y el otro soldado a un plato que tiene un tetón excéntrico que mueve la biela de mando de la corredera.

El dosificador de platos se caracteriza porque en el fondo de la tolva, se sitúan platos circulares con bordes elevados, colocados horizontalmente de forma que sobresalen de ella, girando cada uno accionado por su correspondiente par cónico de engranajes. 

 

El abono, contenido sobre la parte de los platos que está situada en el interior de la tolva, al girar estos muy lentamente, es sacado fuera de ella. Una vez fuera es expandido por paletas colocadas en un árbol situado longitudinalmente en la tolva, que gira a gran velocidad. 

La regulación de las dosis de abonado, se hace, bien por variación de la apertura de las ventanas de salida, o bien por regulación de la velocidad de giro de los platos. Variando la velocidad de giro de los platos y la apertura de las compuertas se pueden conseguir muy diferentes dosis de abonado y una total adaptación de la máquina a las características del abono.

El dosificador de ventana se caracteriza porque en el fondo de una tolva en forma de tronco de cono o de pirámide, tiene ventanas con apertura y cierre regulable, por las que cae el abono, bien en un tubo troncocónico dotado de un movimiento pendular, bien en uno o dos discos colocados horizontalmente y animados de un movimiento de giro de gran velocidad angular. Si se observan los principios de distribución hasta aquí presentados, la anchura de terreno cubierta por el abono es, más o menos, coincidente con la anchura de la tolva, por lo que estas máquinas se denominan abonadoras de gravedad o de tolva ancha, en cambio los dosificadores de ventana, cubren mucha más anchura de lo que miden. 

Los discos poseen nervaduras radiales con las que los gránulos de abono son arrastrados y proyectados sometidos a la acción de la fuerza centrífuga originada, cubriendo una gran anchura de terreno. 

Las formas de las nervaduras inciden en la trayectoria seguida por las partículas de abono, en la distancia alcanzada y en la distribución. La correcta utilización de estas máquinas, exige el conocimiento de la distribución del abono sobre la superficie del terreno, para lo que es aconsejable la realización de los necesarios ensayos. 

El arrastre del disco se consigue con un par cónico de engranajes, normalmente accionados por la toma de fuerza del tractor. El principio de funcionamiento de estas máquinas, permite una elevada simplicidad constructiva, lo que las hace muy económicas y de fácil manejo. Su rendimiento, debido a la gran anchura cubierta y a su elevada velocidad de desplazamiento es muy elevado.  

La regulación de la dosis de abonado se puede conseguir: 

  1. Variando la superficie de las ventanas de salida del abono, con lo que se modifica el caudal de producto que llega al plato.
  2. Variando la velocidad angular del disco, ya que para un caudal constante de salida del abono contenido en la tolva, la anchura del terreno que se abona en una pasada, es función de la velocidad angular del plato, y al haber más velocidad de giro, mayor será la anchura de terreno cubierta y menor será la cantidad de abono por unidad de superficie.
  3. Variando, para unas determinadas condiciones de trabajo, es decir para un caudal de salida de abono por los orificios de la tolva y para una determinada velocidad de giro del plato, la velocidad de desplazamiento del tractor.

Los dosificadores de banda de caucho poseen una tolva doble, en la que hay ventanas de salida de apertura regulable. Cada una de estas tolvas, alimenta varias bandas de caucho de longitud diferente, que transportan el abono hasta sus extremos. Todos los elementos están colocados en sendas cajas a modo de canaletas elevables para el transporte.

La regulación de las dosis de abonado se efectúa, bien por ventanas a las que se regula su superficie, bien por variación de la velocidad de las bandas de transporte, o bien por modificación de la velocidad de avance de la máquina.  

El dosificador neumático se caracteriza por transportar el abono por vía neumática hasta los difusores situados en los extremos de brazos de gran longitud, con lo que se consigue una gran anchura de trabajo y una buena homogeneidad de reparto. En ellos, la tolva, normalmente del tipo de tronco de pirámide, provista de un agitador, contiene el abono que, bien con un dosificador de ventana, o bien por la acción de cilindros acanalados o dentados, sale en cantidad adecuada y es arrastrado, por el al aire producido por una gran turbina y conducido por tubos que lo llevan hacia los difusores que lo distribuyen en el terreno.

En las abonadoras neumáticas con dosificador de ventana la corriente de aire creada por la turbina crea por efecto Venturi una depresión que arrastra el abono.  

A continuación de ser aspirado, es enviado por un tubo vertical a una cabeza de reparto por incidencia del chorro en una superficie cónica.

Alrededor de ésta, una serie de orificios convenientemente situados y uniformemente repartidos, conectan con tubos por los que sale el aire y el abono, hacia los difusores correspondientes que lo reparten sobre el suelo.

En las abonadoras neumáticas con dosificador de cilindro acanalado, el abono es obligado a salir de la tolva y cae en una corriente de aire que se divide para pasar a los diferentes conductos que llegan a los difusores.

La dosis adecuada se consigue, bien por regulación de la superficie de orificio, o bien por la variación de la velocidad de rotación del cilindro acanalado, por cambio de piñones o por variador continuo. Este tipo de abonadoras se caracterizan, además de por su simplicidad y fácil mantenimiento, porque aplican el fertilizante en una anchura de terreno constante, no tiene influencia en la precisión de reparto el tamaño de los gránulos, su composición, su peso o su humedad.  

Fuente:

Universidad de Castilla -La Mancha

Compartir en Google +