boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

Agropolítica

La UE y Mercosur anuncian la reanudación de las negociaciones

Zapatero y Fernández de Kirchner confirmaron ayer la intención de lograr un acuerdo de asociación

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció este lunes que la UE y Mercosur han decidido reanudar las negociaciones para lograr un acuerdo de asociación que será el más importante de cuantos haya firmado la UE.

18-05-2010 por Presidencia UE

Contenidos de la entrada

 
Mª Teresa Fernández de Kirschner y J.L. Rodríguez Zapatero
• 17-05-2010   UE  

Imagen de la rueda de prensa posterior a la reunión bilateral celebrada en Madrid el 17 de mayo de 2010, entre la Unión Europea y Mercosur. La noticia más importante de los últimos meses ha sido la reanudación de negociaciones entre estos dos grandes gigantes. Kirschner, en primer término, es la actual presidenta de turno de Mercosur, al igual que su homónimo español lo es de la Unión Europea.

Zapatero hizo el anuncio en la rueda de prensa posterior a la IV Cumbre UE-Mercosur celebrada en Madrid, en la que también participaron el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, y la presidenta de Argentina y presidenta de turno de Mercosur, Cristina Fernández de Kirchner.

Tras señalar que Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) es la cuarta área económica del mundo, Zapatero explicó que el acuerdo permitirá crear una zona de libre comercio de 700 millones de habitantes y con un potencial equivalente a 5.000 millones de euros en exportaciones en ambos sentidos.

Zapatero calificó la reanudación de las negociaciones como "una decisión de especial trascendencia" en el contexto actual de crisis económica, porque reafirma que "frente a cualquier tentación proteccionista la mejor respuesta es la apertura comercial".

Herman van Rompuy se congratuló del "nuevo impulso" que la decisión imprime a las relaciones bilaterales y anunció para la primera semana de julio la celebración de la primera ronda de negociaciones.

Abogó por que se alcance un acuerdo "ambicioso y equilibrado" para lo cual las partes deberán hacer "esfuerzos sustanciales".
Durao Barroso, tras celebrar la "buena noticia", ahondó en la necesidad de "intensos esfuerzos de ambas partes" y en que "es un juego en que todos ganan", pero que "las preocupaciones de algunos actores deberán ser tenidas en cuenta".

Por su parte, Cristina Fernández pidió que el acuerdo "constituya una verdadera asociación, en la que ambas partes dejen de verse como clientes para empezar a verse como socios". Insistió en que "todos tienen que obtener alguna ventaja para que no sea algo gravoso para ninguna de las economías".

Los cuatro presidentes coincidieron en la importancia de que la UE y Mercosur puedan adoptar posturas comunes en negociaciones multilaterales de interés global y citaron como ejemplo la próxima cumbre del clima en Cancún.La presidencia española HA , a pesar de las reticencias de varios países europeos, especialmente Francia, Irlanda y Rumanía, que temen que la eliminación o rebaja de aranceles inunde el mercado europeo de productos del Cono Sur, especialmente vacuno, porcino y aviar.

Los recelos franceses podrían salvarse, según las fuentes consultadas, con el compromiso de que el desarme arancelario al que se comprometa la UE con Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) se enmarque también en la llamada Ronda de Doha de liberalización del comercio mundial, y no que luego en esas negociaciones se pida a los europeos un esfuerzo adicional.

En todo caso, las fuentes admiten que aunque se logre un compromiso político para relanzar las negociaciones, está claro que éstas serán largas. Además, se trabajaría sobre una eliminación o reducción de aranceles en alrededor de un 95% de los productos de ambos lados del Atlántico, de manera que una pequeña parte seguirían estando protegidos.

La Comisión Europea ya ha expresado su intención de reabrir las negociaciones para un acuerdo que es estratégico para la UE, que es el primer inversor en Mercusor y su segundo socio comercial (por detrás de Estados Unidos) , pero se enfrenta a la creciente competencia de Rusia, India y, sobre todo, China, que ha iniciado tanto en África como en América Latina una estrategia intensiva de ayuda económica a cambio de garantizarse el suministro de materias primas.