boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónGanadería

Identificación electrónica en las ovejas de la raza Rasa Aragonesa

Celebran una jornada sobre sistemas de identificación electrónica en el ganado ovino en la localidad zaragozana de Alfocea

La localidad zaragozana de Alfocea acogió el pasado 25 de octubre una jornada sobre identificación electrónica de ganado, que contó con la participación de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Merino de la Raza Rasa Aragonesa. ANGRA lleva utilizando bolos ruminales dese el año 1998, siendo este sistema la base de gestión de su Libro Genealógico.

30-10-2012 por Boletín Agrario

Contenidos de la entrada

Este pasado 25 de octubre se celebró en Alfocea una jornada formativa dedicada a la identificación electrónica aplicada al ganado ovino, organizada por la cooperativa Casa de Ganaderos y en la que participó activamente la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Merino de la Raza Rasa Aragonesa. Los encargados de impartir este curso fueron los veterinarios de ANGRA Adolfo Laviña y Angel Macias, además del catedrático del departamento de Producción Animal de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, Alfonso Abecia.

Durante la jornada se puso de manifiesto la utilidad de los dispositivos de detección electrónica "para realizar censos,localización de animales, elaboración de lotes, realizar el controlde producciones (partos, bajas, etc)", así como la gran cantidad de datos que se obtienen de cada animal y su utilidad para la mejora de las producciones. Los sistemas de identificación por radiofrecuencias forman parte desde el año 2005 del sistema oficial de la identificación del ovino, caprino y equino de España, siendo obligatorio su uso a nivel comunitario desde el año 2010.

ANGRA participó en la introducción de estos sistemas desde los inicios del proyecto europeo IDEA (Identificación Electrónica de Animales), iniciativa pionera a través de la cual se identificaron entre los años 1998 y 2001 un millón de animales en toda la Unión Europea, unos 250.000 en España. Ya en el año 1998 se colocaron 60.000 bolos ruminales en ovejas pertenecientes a 82 ganaderías, todas ellas pertenecientes al Libro Genealógico de la Rasa Aragonesa, recordó Adolfo Laviña.

 
Demostración práctica del uso del lector manual de bolos crotales
• 25-10-2012   ANGRA  

El bolo ruminal

Aunque no la única y sin dejar de estar el asunto cargado de polémica, la práctica más habitual en la identificación electrónica es la del uso del bolo ruminal. Esta técnica se basa en la introducción de un microchip en el retículo o redecilla del animal, el segundo estómago de los rumiantes. Este transpondedor electrónico se encuentra protegido por una cápsula cilíndrica de cerámica de unos dos centímetros de diámetro por aproximadamente siete de largo, que se aplica por vía oral mediante una pistola o "lanzabolos" semejante a las que se utilizan para la administración oralde medicamentos. Tras pasar por el esófago y el rumen este "bolo" se instala en la redecilla del animal, quedando alojado en el segundo estómago del rumiante durante el resto de su vida. La eficacia de este sistema está contrastada, con un nivel de pérdida del 0,03%, según los datos del proyecto IDEA.

Durante años este sistema de identificación fue el único permitido para el ganado ovino y caprino de España, permitiendo la normativa estatal el uso de crotales electrónicos para ovejas ya en el año 2009, y de microchips subcutáneos para el caso del ganado caprino. Unos cambios en la normativa que se realizaron para su adecuación a la nueva legislación europea que entró en vigor a partir del año 2010 y que, como apuntábamos arriba, estableció la obligatoriedad de estos sistemas de identificación electrónica en el ganado ovino y caprino.

Los productores españoles demandaron durante años que se permitiera el uso de estas alternativas a los bolos ruminales, organizando repetidos actos de protesta en los que denunciaban el uso del bolo ruminal como una práctica perjudicial para el animal. Pero lo cierto es que el bolo ruminal sigue aportando una mayor garantía en la trazabilidad de los animales, debido a que no es posible cambiarlo ni de forma accidental ni deliberada, haciendo que este sistema sea más confiable que las etiquetas electrónicas. Por otra parte el bolo ruminal es una garantía frente a robos de ganado, contribuyendo además su bajo nivel de pérdida a abaratar los costes de su implantación a medio plazo, sin contar con que que es totalmente recuperable una vez finalizado el ciclo vital del animal y que puede ser reutilizado.

Con una eficiencia de lectura dinámica cercana al 100%, el sistema de bolos ruminales permite la automatización en la identificación de los animales durante las traeas de mayor complejidad en el manejo de los rebaños, como las operaciones de carga y descarga, o los traslados a otros campos y al matadero. Los participantes en la jornada celebrada en Alfocea pudieron asistir a una demostración práctica del manejo de lectores tanto de mano (ver en la imagen) como los empleados en las mangas de manejo.

Aquí puedes ampliar la información sobre los sistemas de dentificación electrónica del ganado en España.

Lo último en Ganadería

Observatorio de Precios

Lo más leído en Ganadería