boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

Greenpeace califica de engaño la Ley de Protección y Uso Sostenible del Litoral

La nueva Ley de Costas "amnistía los desmanes urbanísticos" y legaliza la ocupación privada durante 75 años de la costa

11-10-2012 por Greenpeace La nueva Ley de Costas aprobada la pasada semana ha encontrado un fuerte rechazo por parte de diversos sectores, especialmente de las organizaciones ecologistas. A continuación reproducimos la valoración realizada por Greenpeace, en la que califican esta Ley como un auténtico "engaño", denunciando además que "ha sido tramitada de espaldas a la sociedad y en aras de intereses privados"

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

Greenpeace considera que el proyecto de Ley de Costas aprobado en el Consejo de Ministros de este 5 de octubre es un engaño, al proclamar la protección del litoral y, a la vez, excluir construcciones ilegales y reducir el deslinde del dominio público marítimo terrestre. La organización ecologista demanda al Gobierno especificar cuáles son los criterios para ese uso "sostenible" de la costa que impedirán las ya habituales atrocidades urbanísticas en nuestro litoral.

 

Lo que hasta ahora era un borrador de anteproyecto de nueva Ley de Costas, pasa a las Cortes para su debate parlamentario bajo el incoherente nombre de "Ley de Protección y Uso Sostenible del Litoral" que modifica la Ley de Costas de 1988. En la exposición de motivos de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se trató la costa como un recurso de inversión y desarrollo turístico en vez de como un bien y un patrimonio natural público. El propio ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, expresaba que "las excesivas limitaciones a las obras restan competitividad al turismo español" sin pronunciar los daños que dichas obras han causado al medio ambiente.

"Sin presupuesto, con la costa privatizada y permitiendo la peligrosa permanencia de industrias y viviendas en la franja costera, quedan claras las intenciones del Gobierno, vender la costa al mejor postor"

La tramitación de esta Ley de alta incidencia ambiental no ha contado desde el principio con las principales organizaciones ecologistas e institutos de investigación. En ningún momento se tuvo acceso a los borradores previos, de un borrador que se ha elaborado por un bufete de abogados ajenos al Ministerio de Medio Ambiente. Además si no es por la protesta conjunta en el Consejo Asesor de Medio Ambiente de sindicatos, ecologistas o Cofradía Nacional de Pescadores el anteproyecto no se hubiese abierto a alegaciones públicas. No sólo los grupos ecologistas, también las comunidades autónomas como Andalucía tampoco han tenido acceso al mismo.

"El Gobierno tenía claro desde la campaña electoral que quería desmantelar el dominio público marítimo terrestre tal y como ha entendido hasta ahora. Solo se legisla en relación con la propiedad privada y las actividades lucrativas en la costa", declaraba Mario Rodríguez, director ejecutivo de Greenpeace. "Con mayoría absoluta en las Cortes el PP deja a futuros decretazos la regulación de la costa", subrayó.

Por otro lado, al permitir que se ocupe el territorio durante 75 años extra y en zonas inundables que no se hayan inundado por lo menos cinco veces durante los últimos 10 años, sumado a la exclusión del dominio público de humedales como las salinas, se está aumentando exponencialmente el gasto de dinero público en mantenimiento artificial de la costa (espigones de control, regeneración de playas o reconstrucción de paseos marítimos).

Por tanto, la Ley de Costas no responde a la supuesta austeridad anunciada por el Gobierno, sino a la venta del suelo público. Esta argumentación queda clara al conocer que en los Presupuestos Generales del Estado para 2013 el presupuesto para el mantenimiento de la costa se reduce a la mitad, pasando de los 104 millones del 2012 a los 48,8 millones en 2013.

"Sin presupuesto, con la costa privatizada y permitiendo la peligrosa permanencia de industrias y viviendas en la franja costera, quedan claras las intenciones del Gobierno, vender la costa al mejor postor", declaraba Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace.