boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

IPBES: la nueva plataforma intergubernamental sobre biodiversidad y gestión de los ecosistemas

Guillermina Yanguas anunciaba este lunes que España forma parte de la plataforma PITBES sobre biodiversidad y ecosistemas. Conoce más sobre este nuevo organismo

03-05-2012 por Boletín Agrario El ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente anunciaba este lunes que España entrará a formar parte de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativo sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, IPBES (PITBES en español). Una iniciativa que parte del seno de Naciones Unidas y que pretende ser para la conservación de la Biodiversidad lo que el IPPC es para Cambio Climático

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

La Directora General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del MAGRAMA anunciaba que el Gobierno de España formará parte de esta nueva plataforma de Naciones Unidas, que pretende ser para la biodiversidad y la gestión de los ecosistemas lo que el IPCC es para el Cambio Climático. Su función será "proteger la biodiversidad a través de una coordinación más eficiente entre los investigadores y científicos con la clase política", como destacan desde el MAGRAMA. "España dará así un paso adelante para lograr, a través de esta plataforma intergubernamental y junto a alrededor de un centenar de países más, acelerar una respuesta global hacia la gestión sostenible de la biodiversidad y los ecosistemas del mundo", declaraba este lunes Guillermina Yanguas. La nota oficial también explica que el nuevo organismo independiente surge para intentar dar respuesta a "la creciente pérdida de diversidad biológica en el mundo y la degradación de los servicios de los ecosistemas, logrando una mayor coordinación y cerrando las brechas entre la ciencia y los formuladores de las políticas públicas", señalando que España ha participado durante todo el proceso de creación, "a través de debates y negociaciones".

 

Aunque la responsable del MAGRAMA español habla de "más de cien países", Sir Robert Watson, principal asesor científico del Ministerio británico y presidente de la Segunda Sesión Plenaria para constituir el IPBES, celebrada entre el 16 y el 21 de abril en la ciudad de Panamá, rebajó esta cifra a "más de 90". En dicha reunión se alcanzó por fin una forma consensuada para esta iniciativa que impulsara Naciones Unidad allá por septiembre de 2010. Como se ha acordado finalmente, la IPBES será tutelada inicialmente por diversos organismos de la ONU, como la UNESCO, la FAO, el PNUD y, sobre todo, el PNUMA, que seguirá ejerciendo el papel de "facilitador" de la plataforma.

Según los resultados del encuentro de Panamá, las principales funciones de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios de Ecosistemas englobarán las siguientes áreas:

  • Identificar y priorizar información científica clave requerida por los formuladores de políticas y catalizar los esfuerzos para generar nuevos conocimientos.
  • Realizar evaluaciones regulares y oportunas del conocimiento sobre diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas y sus interconexiones.
  • Apoyar la formulación y aplicación de políticas, identificando herramientas y metodologías relevantes para la elaboración de políticas.
  • Priorizar las necesidades clave de desarrollo de capacidades para mejorar la interfaz ciencia-normativa y proporcionar y solicitar apoyo financiero y de otro tipo para las necesidades de mayor prioridad relacionadas directamente con sus actividades.

La IPBES tendrá su sede central en Bonn. Aparte de Alemania, los otros países que optaban a acoger este nuevo organismo eran Corea del Sur, Francia, India y Kenia. Hay que tener en cuenta que la capital de la antigua República Federal ya es la sede del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el PNUMA.

Un largo e intenso camino

 

Para alcanzar este acuerdo se han necesitado varios años y más de media docena de reuniones, si sumamos los encuentros previos que tuvieron lugar antes de llegar a la primera sesión, celebrada el pasado mes de octubre de 2011 en Nairobi y sobre la que había depositadas grandes expectativas, algo que finalmente no acabó cumpliendo.

En aquella ocasión se pretendieron definir los principios operativos básicos y de organización de la IPBES, además de aprobar sus funciones, entre otros aspectos, con el fin de que aquella fuese la primera reunión plenaria de la plataforma, aunque para ello se tuviera que incorporar formalmente al seno de Naciones Unidas con posterioridad. Fueron muchos los frentes de discusión, siendo quizá el escollo más importante la definición jurídica del nuevo organismo. Un bloque pedía que las decisiones fuesen vinculantes para los gobiernos, mientras que otros países, con Estados Unidos a la cabeza, se oponían frontalmente a este sustancial punto. Las discusiones sobre la forma legal y el alcance jurídico disiparon cualquier posibilidad de alcanzar acuerdos.

Una cita clave aquella de la capital keinata que resultó fallida, como advertía incluso antes de su conclusión la organización Ecologistas en Acción. La ONG española estaba presente en aquel encuentro en calidad de observadora. "Ecologistas en Acción ve con preocupación, tras casi tres días de negociaciones [..] la vaguedad en la definición de la estructura, funciones y programa de trabajo de la Plataforma [..], así como falta de compromiso de algunos países, especialmente Estados Unidos, en el avance para su puesta en marcha", advertían entonces. La dificultad en las negociaciones impidió que en Nairobi se llegara a acuerdos incluso en los asuntos previstos inicialmente como plan de trabajo, valga como ejemplo la elección de la sede del nuevo organismo.

Un fracaso aquel que ha influido enormemente en este diseño operativo final de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas. "Hoy, ha ganado la biodiversidad", celebraba Robert Watson el pasado 21 de abril desde Ciudad de Panamá. Un nacimiento que se produce a las puertas de la importantísima Conferencia de Río+20, que tendrá lugar en la capital carioca durante el próximo mes de junio.

Esperemos a ver qué ocurre en tan importante cita para establecer el grado de satisfacción que nos produce esta noticia.