boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

La sequía no es clima, es política

ONG ambientales y sociales recurren al botijo para denunciar la gestión del agua del Gobierno

18-02-2010 por WWF Organizaciones ambientales y sociales han sacado hoy los botijos a la calle para pedir agua para los ríos y afirmar que "la sequía no es climática, es política". El objetivo de esta protesta es denunciar que el MARM pretende utilizar la sequía como argumento para incumplir la ley europea de agua y ofrecer más agua. Las ONG afirman que el problema se solucionaría con una gestión de la demanda...

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

 
Foto de la pancarta en la que aparece el eslógan de la campaña
• 18-02-2010   WWF  

La sequía no es clima, es política. A los pies de los manifestantes que sostienen la pancarta se pueden apreciar los botijos que llevaron para la ocasión. Imagende baja resolución extraída de wwf.es.

Las ONG afirman que el problema se solucionaría con una gestión de la demanda de agua que previniera la escasez de este recurso y los efectos de la sequía. La acción reivindicativa ha tenido lugar en el exterior del Palacio de Congresos de Madrid, donde se inauguraba la II Conferencia sobre Escasez de Agua y Sequía organizada por el propio Ministerio, en el marco de la Presidencia Española de la UE.

Las ONG AEMS-Ríos con Vida, COAGRET, Ecologistas en Acción, Greenpeace, PDE (Plataforma en Defensa del Ebro), Red Ciudadana por una nueva cultura del agua en el Tajo, WWF, Xarxa per una Nova Cultura de l"Aigua y Xuquer Viu han sacado los botijos a la calle para pedir al Ministerio de Medio Ambiente que no utilice la sequía como justificación para no aplicar la Directiva Marco del Agua (DMA) de forma adecuada. En este sentido, recuerdan que dicha normativa ofrece los instrumentos necesarios para hacer frente a las sequías, incorporando el principio de precaución y garantizando unas reservas de agua suficientes en ríos y acuíferos que reduzcan la vulnerabilidad de los ecosistemas y de la sociedad ante este tipo de fenómenos.

La celebración de la II Conferencia Internacional sobre Escasez de Agua y Sequía "El camino hacia la adaptación al cambio climático" tiene como uno de sus principales motivos "plasmar la situación actual, así como las necesidades futuras en relación a la gestión de la escasez de agua y de la sequía, con el fin de ser remitidas al Consejo de la Unión Europea". En este sentido, las organizaciones ambientales y sociales temen que, con este objetivo, el Gobierno intente diluir su responsabilidad en realizar una adecuada gestión del agua, precisamente lo que se necesita para evitar los impactos sociales y ambientales de contaminación durante los periodos con menor disponibilidad de agua.

En el clima mediterráneo, las sequías son fenómenos recurrentes que incrementan temporalmente la presión sobre las aguas. Por tanto, es imprescindible una gestión que las anticipe y prevea, permitiendo mitigar sus efectos negativos. En consecuencia, las ONG exigen el buen estado de los acuíferos y el respeto del caudal ecológico de los ríos, humedales y lagos como reserva estratégica. Sólo de este modo se podrá afrontar la sequía de forma eficaz.

Esta situación ha hecho que las organizaciones que firman la nota de prensa consideren necesaria realizar una denuncia con pancartas y botijos en la entrada de la Conferencia. Además, y para dar a conocer que existen otras formas de gestión y planificación más respetuosa con el medio ambiente, han presentado un decálogo sobre los puntos clave para la buena gestión de la problemática de la sequía.

Lo cierto es que las políticas llevadas a cabo, hasta ahora, por el MARM favorecen los temores de estas organizaciones. Como ejemplo se puede citar que los nuevos planes hidrológicos, que deberían haber entrado en vigor el 31 de diciembre de 2009, no establecen unos caudales ambientales que aseguren la conservación de los ríos. Tampoco existe una política de gestión de la demanda, ni una de cierre de los pozos ilegales. Las organizaciones también denuncian la continuidad de infraestructuras innecesarias que deterioran la conservación de los ríos, y la creación de otras nuevas, como trasvases y presas. En cuanto al tema de los regadíos, critican la estrategia del Ministerio para modernizar los regadíos sin asegurar que parte del agua ahorrada vaya destinada a los propios ríos.