boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónAgricultura

Lluvias insuficientes y miedo a las heladas de primavera

Informe realizado por los servicios técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias sobre los efectos de la sequía en el campo español

16-04-2012 por Cooperativas Agro-alimentarias

4ª Parte

... volver a la 3ª parte del informe

Valencia

Cultivos herbáceos (sequía): En las producciones del interior de Valencia y Castellón las lluvias han tenido un efecto muy positivo en el crecimiento de las plantas, no obstante recordemos que venimos de un retraso vegetativo de casi 2 meses, de manera que la repercusión en la producción será tangible.

Heladas: Recordemos que en el mes de febrero han sufrido 3 episodios de heladas que han provocado daños en muchos cultivos. De hecho es ahora cuando en los cítricos mejor se ven los daños que las fuertes heladas de febrero han provocado sobre las plantaciones, las hojas se han secado y comienzan a caer, pareciendo los cítricos árboles de hojas caduca, el paisaje en vez de verde se tiñe de un manto marrón y grisáceo. Espectacular. AGROSEGURO estima unas 15.000 parcelas afectadas en la Comunidad Valenciana, de las cuales el 60% se concentra en la comarca de la Ribera del Xúquer de Valencia. Por lo demás, se mantienen los datos del informe a fecha 20 de marzo.

Hortalizas (heladas): Daños significativos en alcachofas, coliflores, lechugas, etc. (en casi todas las hortalizas de invierno).

Frutales (heladas): Se han helado las variedades extra-tempranas de melocotón y nectarina en todas las comarcas productoras (en la Ribera de Xúquer, Hoya de Buñol y Vall d’Albaida), las afecciones están siendo medio-altas. Las temperaturas han sido tan bajas y han durado tanto tiempo que incluso han afectado a variedades de fruta de hueso más tardías y se han helado en estados fenológicos B y C (anteriores a la entrada en garantías que es el estado "D"), con el consiguiente problema, ya que el fruticultor ha asegurado en tiempo y forma, ha habido un claro siniestro de helada y no va a tener cobertura.

Cítricos (heladas): Ha habido daños altos en producción en las variedades tardías de naranjas y mandarinas (ortanique, nadorcott, lane-late, valencia-late, etc). Pero destaca también que empiezan a evidenciarse los daños en madera que son espectaculares y afectan a la producción del año siguiente; se han helado las hojas de los árboles cambiando su color de verde a marrón/gris, con la consiguiente pérdida de producción de la próxima cosecha. Estos daños sí están cubiertos por el seguro (excepto en el módulo P las opciones de pedrisco) y hay zonas muy afectadas, incluso con más daños que el año pasado.

Murcia

Se mantienen los datos del informe a fecha 20 de marzo.

Sequía: Esta región está acostumbrada a tener estos periodos secos y con falta de precipitaciones, de ahí que se hayan convertido en pioneros en la optimización de los escasos recursos hídricos de los que dispone. A fecha de hoy y de momento sus embalses gozan de buena salud.

Heladas: Otro cantar han sido las heladas. En la región de Murcia, se han producido heladas generalizadas durante un período de casi tres semanas. Estas heladas han afectado en mayor medida a los siguientes cultivos:

Frutales (heladas): afección importante de las variedades extra-temprana y temprana (melocotón y nectarina). El resto de variedades y cultivos no han sufrido daños de consideración

Frutos secos (heladas): Las variedades de almendro de floración temprana han perdido su potencial de producción, por lo que se esperan unas producciones muy reducidas.

Cítricos (heladas): Hasta la fecha se está procediendo a la evaluación de los daños, ya que todavía no se ven las afecciones de las heladas en este tipo de cultivos. El viento también ha provocado daños de consideración en nuestra región.

Hortalizas (heladas): Es uno de los cultivos más afectados, produciéndose pérdidas importantes en las producciones de lechuga, alcachofa, tomate, habas, etc.…

Extremadura

En Extremadura la situación sigue empeorando. Desde noviembre se vive una situación totalmente anómala, las borrascas de Semana Santa han bordeado la región y las precipitaciones han sido escasísimas.

Cultivos herbáceos: La situación es irremediable para más del 90% de la producción. No se va a recoger ni grano ni paja. Los daños estimados por las organizaciones agrarias hace dos semanas fueron de 120 millones de euros, pero estos datos obviamente van en aumento. También ha afectado a los agricultores de secano que iban a sembrar girasol, que, visto el panorama, no van hacer esta inversión pues corren serio riesgo de que no nazcan.

Ganadería: Es una completa ruina, el incremento de los precios de los piensos y de la paja en un sector que ya de por sí está muy endeudado, está ahogando las economías. Los ganaderos llevan alimentando sus animales desde el mes de octubre, no ha habido ni pastos de otoñada, ni de primavera y tampoco va a haber rastrojera de pastos para el verano. Aparte hay que añadir la situación de psicosis que existe entre los ganaderos de que en los meses próximos no van a encontrar paja, aparte de la especulación que está sufriendo este producto. Con respecto al Encinar, en estas fechas debería de estar acumulando agua para la época estival. Esto no es así, y sus efectos se verán en el futuro con un incremento de la muerte de ejemplares a causa de la seca de la encina, así como una merma de producción de bellotas para el próximo otoño.

Olivar y vid de secano: Los efectos están por ver. Aunque los cultivos han estado en parada vegetativa el terreno no ha acumulado reservas de agua para la próxima floración.

Cultivos de regadío: En el regadío los agricultores están realizando la práctica del alagamiento de las tierras, que supone encharcarlas una vez preparadas para que cojan humedad, ya que si las tierras no tienen tempero no surtirán efecto los herbicidas, ni podrá germinar la semilla de maíz, ni enraizar las plantas de hortícolas y otros cultivos que van en cepellón. Esta práctica aparte de los costes que asume el empresario agricultor como incremento de mano de obra, se produce un aumento del consumo de agua, aminorando las reservas e incrementando los costes de las comunidades de regantes, costes que se repercutirán al agricultor en los cánones de agua.

Reflexiones sobre el seguro: El seguro no está dando una respuesta satisfactoria global a la situación de sequía que vivimos. Es necesaria una mejora de las líneas. Sirva como ejemplo que en Extremadura se siembran aproximadamente unas 200.000 has de cereales de invierno, mientras que se aseguran en torno a 15.000 en el mod. 2 del seguro de cultivos herbáceos en extensivos. En el seguro de pastos es evidente que la compensación del siniestro es una cantidad exigua con respecto a lo que el ganadero se gasta en suplementación en piensos, pajas y henos.

Reflexiones sobre el papel de las Administraciones: La Consejería de Agricultura de Extremadura solo ha adoptado medidas de estudios, es decir, estudiar si la Consejería de Economía y las entidades financieras pueden abrir líneas de financiación específicas para los agricultores y ganaderos, también estudiar junto con el Ministerio la búsqueda de posibles medidas de financiación, estudiar la posibilidad de crear un grupo de trabajo entre la Administración y el sector para activar la trashumancia y pedir al Ministerio que estudie la posibilidad de que se les pueda permitir a las cooperativas, de forma temporal, la comercialización con terceros por encima del 50 % sin pérdida del régimen fiscal ... De igual manera las medidas del Gobierno Nacional son muy limitadas. Se echa en falta un Plan de Choque más ambicioso.