boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónAgricultura

Denuncian los "ruinosos" precios que se están registrando en la campaña de sandía

Los precios del melón también están siendo mucho más bajos que los de la pasada campaña

Los precios en origen para la sandía y el melón en la Comunidad Valenciana están siendo mucho más bajos que los del año anterior. Desde la Unió señalan algunas de las causas: el hecho de que no haga excesivo calor en Europa, la crisis de la bacteria E-coli o que la crisis económica haya hecho plantar más superficie. También destacan que muchos campos de sandía se están quedando sin recoger

25-07-2011 por La Unió de Llauradors i Ramaders

Contenidos de la entrada

 

LA Unió de Llauradors señala que los precios de la sandía y el melón que perciben los productores de la Comunitat Valenciana durante esta campaña se encuentran bajo mínimos y en algunos casos la producción se va a quedar en el campo sin recolectar. Los precios en origen se sitúan así muy por debajo de los costes de producción.

La sandía se liquida a los productores en campo a una media de 0,05 céntimos el kilo pese a que los precios oficiales de Conselleria de Agricultura los elevan de forma equivocada a 0,18 €/kg. Con estas cotizaciones tan bajas no es extraño que muchos campos se queden sin recolectar y deban ser rotovatados, es decir destruidos. Algunos comercios o cooperativas sólo recogen la hortaliza para dar mantenimiento y complemento a clientes que adquieren otro tipo de productos.

El melón también se cotiza más bajo que la pasada campaña en todas las variedades, según los precios oficiales de Conselleria de Agricultura, con una horquilla de entre 0,22 euros del Cantaloup o el Amarillo y de 0,31 €/kg del Piel de Sapo o del Galia.

Los productores achacan a varios factores esta campaña tan adversa para la sandía y el melón. La adversa climatología existente en Europa con temperaturas más bajas de lo normal para la época del año en la que nos encontramos o los efectos de la crisis de la bacteria E-coli que aún colea afectando a los productos hortofrutícolas españolas, son algunas de ellas.

También introducen como novedad en esta campaña para este descenso de precios la circunstancia de que la crisis económica agudiza el ingenio y hay gente con un trozo de terreno que se ha dedicado al cultivo de la sandía, un producto que no requiere demasiadas dificultades ni conocimientos para producir.

La campaña de hortalizas, tanto de invierno como de verano, ha sido realmente desastrosa para los productores. Las falsas acusaciones alemanas a los productos de frutas y hortalizas españoles en la crisis del pepino han hecho mucho daño y por ejemplo la producción de patata fue una auténtica ruina y ahora la sandía o el melón sigue por los mismos derroteros.