boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

SostenibilidadMedio Ambiente

Un estudio revela el verdadero impacto ambiental de la evaporación de los pesticidas

Su impacto a largo plazo puede ser mucho mayor que el de los resíduos directos que proceden de las filtraciones y escorrentías

12-07-2011 por Boletín Agrario Un equipo de investigadores estadounidenses ha realizado un estudio a largo plazo sobre el impacto medioambiental de una serie de pesticidas empleados en los cultivos de maiz. Se han centrado en determinar y estudiar las diversas vías por las que estos resíduos contaminantes llegan al ciclo hidrológico, y han descubierto que la evaporación de las partículas es la principal fuente contaminante

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

 

Cuando pensamos en los efectos contaminantes de los productos patógenos que se emplean en los cultivos siempre recurrimos al impacto que estos productos químicos tienen en el propio terreno, especialmente en los acuíferos, tanto los subterráneos como los de superficie. Y siempre pensamos que la principal vía de contaminación no pude ser otra que el contacto directo, léase filtraciones subterráneas y escorrentías. Pero, ¿y si la principal vía de contaminación fuese otra?

Un equipo de científicos del Servicio de Investigación Agrícola de los Estados Unidos ha realizado un estudio sobre el impacto a largo plazo que tienen los resíduos procedentes de los pesticidas atrazina y metolacloro, empleados comúnmente en los campos de maíz de Norteamérica. Hasta ahora se creía que el posible impacto de la contaminación por la evaporación de estas partículas pesticidas era prácticamente residual, porque como explican desde el ARS, "tanto atrazina como metolacloro tienen una baja presión de vapor". Aunque lo cierto es que hasta ahora no se contaba con datos reales que midiesen estas dinámicas, por lo que todo era fruto de suposiciones y conjeturas, al menos en cuanto a largo plazo se refiere.

Este equipo, liderado por el geólogo Timothy Gish y el meteorólogo John Prueger, ha realizado su estudio a lo largo de un período de 10 años, tiempo durante el cual han monitoreado la meteorología local, la contaminación del aire, las propiedades del suelo, las características de las plantas y la calidad del agua subterránea en un campo experimental del Laboratorio de Hidrología y Sensoramiento Remoto, en Beltsville, Maryland.

Un extenso trabajo de campo que ha determinado el verdadero impacto que tiene la evaporación de las partículas en la contaminación derivada de los tratamientos en los cultivos, que en este caso concreto ha resultado ser incluso mayor que el de las filtraciones directas. Concretamente 25 veces mayor.

Unos procesos de evaporación en los que influyen los niveles de humedad en el suelo. "Prueger y Gish observaron que cuando las temperaturas del aire aumentaron, los niveles de la humedad del suelo tuvieron un impacto significativo en la rapidez de la volatilización de atrazina y metolacloro en el aire, la cual es un factor clave no incluido en modelos previos de la volatilización de pesticidas", destacan desde el servicio de información del ARS. Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista Journal of Environmental Quality.