boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

Avances I+D

Un estudio intenta desvelar las especies de arándanos más resistentes a la monilinia

Investigadores estadounidenses del ARS buscan soluciones al hongo Monilinia vaccinii – corymbosi

17-05-2011 por Boletín Agrario La enfermedad de la quema de los brotes del arándano, también conocida como monilinia, puede provocar importantes pérdidas económicas en plantaciones de arándano alto,bajo y de ojo de conejo. Provocada por el hongo Monilinia vaccinii – corymbosi, está localizada en amplias regiones de norteamérica, mientras que en el cono sur es considerada como plaga en cuarentena, como por ejemplo en Chile.

Compartir en Google +

Contenidos de la entrada

 
Cultivo de arándanos en Canadá
• Dr Wilson (Public Domain)  

Estados Unidos es con diferencia el principal productor mundial de arándanos, siendo su mercado interno el destino más importante para su comercialización. Junto a Canadá, acaparan el 90% del área destinada a este cultivo en todo el mundo. Hace unos años que Chile apostó por introducir la producción comercial del arándano en el Hemisferio Sur, algo a lo que también se ha sumado Argentina. Ambos países, junto con otros como Australia y Sudáfica, han logrado cubrir el nicho que se producía en los principales mercados norteños (con USA a la cabeza) durante el verano austral. Respecto a Europa, son Francia y Alemania las que se encuentran a la cabeza de la producción, a las que se suman Holanda, Polonia y España, que se encuentra entre los principales países productores, siendo un cultivo en alza en zonas del norte del país, como en el caso de Asturias. .

La quemadura de los brotes del arándano, también conocida como monilinia del arándano o enfermedad de las bayas momificadas, afecta exclusivamente a zonas del subcontinente norteamericano, habiéndose detectado en EEUU en los estados de Carolina del Norte, Florida, Idaho, Maryland, Mississippi, New Jersey, además de Canadá. Aunque afecta a gran cantidad de varietales, es una enfermedad capaz e provocar importantes pérdidas económicas en algunas de las más explotadas comercialmente, como es el caso de Vaccinium corymbosum, el arándano alto o highbush blueberry en ingles, cuyo más de medio centenar de variedades representan el 80% del total de las plantaciones de arándanos cultivadas. Otras variedades de Vaccinium de uso agrícola que resultan afectadas por este hongo destaca también la conocida como "ojo de conejo" o rabbiteye blueberry (Vaccinium ashei).

Desde el Servicio de Investigación Agrícola de los Estados Unidos nos recuerdan que tienen más de 100 años de experiencia en la cría y producción de arándanos, no por algo su país es el principal productor y consumidor a nivel mundial de estas deliciosas bayas. El ARS destaca el trabajo realizado a lo largo de los últimos años por un equipo de investigadores del Centro Philip E. Marucci de Investigación de Arándanos y Arándanos Rojos, ubicado en Chatsworth, Nueva Jersey. Este equipo, liderado por la genetista Mark Ehlenfeldt y el fitopatólogo James Polashock, ha publicado los resultados de sus estudios en la revista Hortscience.

Los investigadores han analizado la infección de Monilinia vaccinii -corymbosi en más de 125 variedades distintas de arándanos a lo largo de períodos de tiempo comprendidos entre dos y seis años. Durante sus investigaciones también han recogido la información sobre la resistencia a la infección en 110 variedades de bayas durante un período de dos a cinco años.

 
Monilinia del arándano
• Gob. de Chile  

Izquierda: esclerocios de Monilinia vaccinii – corymbosi sobre los frutos momificados del arándano, de los cuales se desarrollan los apotecios. Derecha: Bays infectadas. Las bayas infectadas son de un color de color salmón grisáceo. Fuente: Servicio Agrícola y Ganadero de Chile. Informativo fitosanitario Nº 2006.

Una vez recopilada, toda esta información fue clasificada utilizando unos métodos desarrollados por el experto en estadística Matthew Kramer, miembro de los Servicios Consultivos Biométricos del ARS en Beltsville, Maryland. El ARS explica que tanto Ehlenfeldt como Polashock pertenecen al Laboratorio de Investigación del Mejoramiento Genético de Frutas y Hortalizas del ARS que se encuentra en la propia Beltsville, aunque trabajen en Nueva Jersey.

Tanto la sintomatología de esta enfermedad en las plantas y los frutos del arándano como sus ciclos epidemiológicos son ya de sobras conocidos, existiendo profusa documentación científica al respecto. En líneas generales podemos decir que el hongo inverna como esclerocio en los restos de bayas momificadas o en el suelo. Con la llegada de la primavera el hongo produce apotecios con numerosas ascosporas, que describen desde el ARS como "estructuras pequeñas en forma de una taza que contienen las esporas del hongo" (ver imagen). Las esporas (ascosporas) lanzadas desde los apotecios maduros son llevadas por el viento a las flores y brotes de los arándanos (especialmente favorables para su dispersión son el frío y la humedad), causando así la infección primaria. Durante la segunda etapa, el hongo penetra en la baya y causa su contracción, marchitamiento y blanqueamiento, de ahí la referencia a la momia. Con el tiempo, la baya momificada se cae al suelo y vuelve a comenzar el ciclo patógeno. Un hongo persistente que puede llegar a producir importantes pérdidas económicas entre los productores arandaneros en zonas de América del Norte a lo largo de diversas campañas.

Comop principales resultados del estudio realizado en el centro Philip E. Marucci, el ARS destaca que las variedades de arándanos que toleraron las dos etapas de infección fúngica incluyeron a las variedades "Brunswick" (Vaccinium angustifolium) y "Bluejay" (Vaccinium corymbosum). El arándano Brusnswick es una variedad que da un futo pequeño de color azul muy intenso, originaria de Nueva Escocia. Por su parte la variedad de arándano alto conocida como Bluejay produce una baya de tamaño medio muy apreciada por la fauna salvaje por su intenso sabor.

Novedades en boletinagrario.com

Lo más leído en Avances I+D

Observatorio de Precios