boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgropolíticaProductores

Asaja pide más protagonismo para los regantes

La Ley de Aguas tiene una importancia capital para el desarrollo de la actividad en el campo

Asaja Málaga ha mostrado su preocupación por la nueva ley, que, pese a los cambios introducidos, incrementará los costes a los agricultores de regadíos, ya fuertemente endeudados por los esfuerzos realizados en la modernización para reducir el consumo de agua.

14-09-2010 por Asaja-Málaga

Contenidos de la entrada

 

El 22% de la superficie agraria útil de Andalucía (893.000 has) es de regadío y genera el 57% de la producción final agraria andaluza, esto es, 4.570 millones de euros. Esa superficie sustenta el 60% del empleo agrario andaluz (310.000 trabajadores), lo que representa el 12% del empleo total de la Comunidad Autónoma. Para Andalucía supone una balanza comercial positiva en nada menos que 2.097 millones de euros.

Esta recopilación de datos pone de manifiesto la importancia que para los agricultores y ganaderos de Málaga tiene una buena gestión del agua. Sin embargo, el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, apenas ha mencionado a los agricultores en su intervención. Ha hecho referencia en repetidas ocasiones al turismo, la industria y los consumidores, pero ha obviado a los principales usuarios del agua, los agricultores.

La Ley de Aguas tiene una importancia capital para el desarrollo de la actividad en el campo malagueño, razón por la que Asaja Málaga ha solicitado un mayor protagonismo para los regantes en la toma de decisiones.

Asimismo, Asaja Málaga ha mostrado su preocupación por la nueva ley, que, pese a los cambios introducidos, incrementará los costes a los agricultores de regadíos, ya fuertemente endeudados por los esfuerzos realizados en la modernización para reducir el consumo de agua.

Preguntado sobre la implantación de un canon para la utilización de las aguas subterráneas, el consejero ha manifestado que sí lo habrá y que, además, con la nueva ley será obligatorio pedir autorización desde el primer litro cúbico que se utilice. Hasta ahora, este permiso era necesario a partir de los 7.000 metros cúbicos.

La asociación agraria cree que el encuentro ha resultado un poco decepcionante y que el consejero ha paseado de puntillas por uno de los temas que afecta de forma más directa al campo malagueño.